Si has nacido el 1 de julio, eres quien pone el carisma por delante. Un alma emprendedora, determinante y con una sed de triunfar que se vuelve inspiración para los de tu alrededor. Hay una parte de ti que tiene un toque aventurero, que le gusta honrar lo extraordinario. Si hay algo que te distingue del resto es la capacidad que tienes para imaginar, eres intuitivo, creativo y muchas veces te sacrificas por los demás. Esto porque tienes un lado altruista que se gana el corazón de quienes te rodean. 

Eres Cáncer, lo que quiere decir que vas por la vida con las emociones por delante. Es la Luna quien hace de las suyas en tu carácter, así que lo mismo puedes ser un encanto que alguien extremadamente temperamental, de esas personas que nadie quiere de enemigo. No eres dependiente, te gusta abrirte camino y cuando quieres algo no esperas que suceda de forma milagrosa, sales a luchar por tus sueños.

Tienes el don de la sencillez, es por ello que te ganas la atención de las personas, tu carácter es la mezcla perfecta entre lo extrovertido y lo introvertido. Es así, tienes la energía masculina y femenina, ideal para resolver todo tipo de conflicto. Aunque tu parte salvadora te puede meter en líos, porque hay quienes sólo se acercan a ti para hacerte daño. Te vuelves su esponja y cuando menos te das cuenta ya te desgastaron a nivel mental, físico y emocional. 

Los nacidos el 1 de julio, son el tipo de amistad que una vez que te prometen lealtad la cumplen. Son unos expertos para dar consejos, tienen la generosidad en el alma y una forma única de robarte una sonrisa. Cáncer es ese abrigo que te renueva, te recuerda tus cualidades y te inspira a romper con tus miedos. Es el impulso, que aún en medio de la batalla siempre sigue adelante. Sí, es posible que la mayoría de las veces se muestran un tanto tímidos, porque a pesar de ser un amor, hay inseguridades que no los dejan avanzar. Cáncer es creativo, hábil, pero cuando la desconfianza se apodera de su ser, se hace pequeño y sólo quiere huir de la realidad. A veces, es tanta la presión que son ellos mismos quienes se torturan con tantas dudas y ansiedades. 

Es claro que no todo es perfecto en su personalidad, hay rasgos que pueden afectar en sus proyectos, en la manera en que se relacionan y, desde luego, en su reputación. Primeramente su carácter es muy fuerte, si de verdad tienes la intención de hacer enojar a un Cáncer es mejor que tengas presente que las consecuencias no van a ser cualquier cosa. Aunque lo mismo pasa de estar lleno de rabia a ser completamente melancólico, ahí es cuando se vuelve muy complicado convivir con ellos, son pocos los que tienen la sensibilidad de comprender su forma de ver la vida. Lo cierto, es que aunque sean un cúmulo de sentimientos, siempre están dispuestos a darle la mano al otro. 

Tu símbolo astrológico es el Cangrejo, esa es la razón por la que te es imposible no involucrarte a nivel sentimental. El Cangrejo es quien despierta tu lado dulce, el que se atreve y se deja llevar por el momento. Tu elemento es el agua, esa es la razón por la que tu forma de pensar no conoce límites, tienes el don de la renovación, buscas mejorar en cada paso. Puedes llegar a ser cambiante pero valiente y eso te distingue de los demás. La Luna es quien te gobierna, ahí es donde está tu parte maternal, esa sensibilidad con la que enfrentas cada una de las batallas, aunque a veces sientas que ya no puedes más. Por su parte, la numerología dice que tus números de la suerte son 5, 9, 12, 14, y 23. 

Si has nacido el 1 de julio, cuando se trata de amar eres quien utiliza la razón, pero no más que el corazón. En el momento que tú decides entregarle tus días a una persona, lo haces de la forma más profunda, te gusta dejar claro que es tu prioridad, que estarás de forma incondicional y que ser detallista es algo que conoces a la perfección. Además, eres muy leal, honras todo lo que tiene que ver con compromiso y aunque puedes llegar a ser bastante enojón, hay una parte de ti que siempre está en busca del equilibrio. 

Eres como tu color de la suerte, el plateado, quien representa a las almas valientes, brillantes, a las que tienen un toque misterioso en lo emocional. Eres sinónimo de independencia, de cariño, de equilibrio. Tú siempre eres quien sana, quien se entrega, quien no suelta. Un alma que deja huellas de esas que ayudan a abrazar el dolor y suturar las heridas. Puedes llegar a ser mucho más que ese beso en la frente que te revive.