Si has nacido el 10 de septiembre, eres un alma que no conoce límites. A la que muchas veces le han puesto trabas y han dudado de sus capacidades, pero ha demostrado que siempre se puede salir adelante. Si hay algo que te distingue del resto es que prestas atención a los detalles, eres demasiado meticuloso y es por ello que rara vez te equivocas, pero cuando lo haces no le temes a las consecuencias. Ser responsable es parte de tu personalidad y por lo mismo te ganas la confianza de la gente rápidamente, la lealtad que demuestras habla por sí sola. 

Eres Virgo, así que deseas desde el fondo de tu corazón que las personas miren el mundo igual que tú, pero no siempre es posible y te cuesta aceptar que hay pensamientos mediocres y conformistas, que lo único que hacen es entorpecer tus planes a futuro. Hay quienes te definen como una persona fría, porque no vas por ahí entregando tu lado sensible y empático al primero que te habla bonito. Necesitas mucho más que un cuento de hadas para confiar, quieres hechos, no promesas y cuando se trata de poner límites nadie te gana. Lo cierto, es que son pocos los que pueden lidiar con una personalidad tan firme. Por otro lado, a veces eres muy necio y puede que en tu necesidad de llevar el control termines asumiendo responsabilidades que simplemente no te corresponden, huye de las personas que sólo se acercan a ti para conseguir favores. Es mejor que te rodees de relaciones recíprocas, las que se vuelven una inspiración para que no te rindas. 

Los nacidos el 10 de septiembre, son muy trabajadores, en el momento que se plantean un objetivo no quitan el dedo del renglón, porque no toleran el fracaso y quieren demostrarse a sí mismos que lo pueden lograr. Sin duda, sus expectativas son muy altas y hay momentos en los que pueden sentirse entre la espada y la pared, porque se exigen demasiado y no se perdonan rápido. Esa es la razón por la que no esperan menos de las personas que llegan a su vida, quieren amores genuinos, amistades que estén en las buenas y en las malas, familiares que no esperen su fracaso para aplaudirlo. Virgo huye de lo tóxico, da igual si termina con una sola persona, lo prefiere antes que enredarse con alguien que no vale la pena. 

Lo cierto, es que como todos, tienes ciertos rasgos en tu personalidad que se pueden considerar bastante malos, sobre todo, a la hora de tomar decisiones. Detrás de tu timidez y deseo por tener todo bajo control, se esconde también tu lado ansioso, el que no puede dejar de pensar en todo. De hecho, cuando te preocupas lo haces de una forma que no conoce límites, simplemente quieres buscar la solución y haces lo que sea para que eso se cumpla. Lo que te puede llevar a vivir en constante estrés. 

Tu símbolo astrológico es la Virgen, es quien figura tu parte tímida, inteligente, pero también ansiosa. La que pone una y mil barreras antes de dejar que alguien descubra sus sentimientos. Ahí se encuentra también la manera elegante en la que no bajas la guardia, es la persistencia que derrochas en cada paso. Tu elemento es Tierra, de ahí viene tu parte analítica, la que puede llegar a ser terriblemente minuciosa con tal de mantener la estabilidad. Es la diplomacia con la que te relacionas con todos. Mientras que tu planeta regente es Mercurio, el que simboliza la comunicación, tu deseo de explorar, así como tu intelecto. Por su parte, la numerología dice que tus números de la suerte son el 3, 4, 10, 13 y 25. 

Si has nacido el 10 de septiembre, eres el amante que no se anda con juegos, te gustan las cosas de frente y que te digan qué es lo que quieren a futuro. Eso no quiere decir que mires a todas tus parejas con cara de boda, pero la verdad es que no estás para amores insanos, de esos que un día quieren todo y al siguiente te olvidan. Eres muy leal y te comprometes, por eso quieres a alguien que esté preparado para ello. Prefieres los vínculos neutrales, en los que se apoyan y se respetan. Si algo tienes claro es que no estás aquí para solucionar los problemas de nadie y tampoco piensas cambiar por las inseguridades de otros. Pocos pueden con algo así. 

Tu color de la suerte es el azul marino, el que le hace honor a lo sencillo, práctico, a lo inteligente. El de los que no temen a la hora de profundizar en cualquier tema. El de los analíticos, de los amantes de la perfección y de los que no importa lo que pase, no pierden de vista sus objetivos.