Si has nacido el 11 de diciembre eres intenso, pasional y a veces tienes un genio de mil demonios. A pesar de que eres muy fácil de llevar y de que, además, tú mismo te consideras bueno para llevar a los demás, tienes un pronto bastante fuerte. Eres sencillo pero no te gusta nada que nadie irrumpa en tu vida y trate de modificarla. A ti te gusta hacer las cosas bien, odias las complicaciones, los malos rollos y las malas energías de los demás y cuando alguien tóxicos llega a tu vida no tienes problema es decir “bye bye”.

En el amor, se podría decir que es difícil que alguien te llene completamente, por eso, cuando por fin aparece la persona adecuada, no quieres soltarla por nada del mundo, e incluso haces cosas que en otro momento no harías, solo por él/ella.

Muchos te tachan de ser alguien un tanto conformista y cómodo. Lo que no eres es tonto, eso desde luego, y la verdad es que a ti te gusta vivir bien. A veces, puede que te falte un poco de iniciativa pero lo cierto es que si te proponen cualquier plan, tú te apuntas a todo. A lo que sea. Por eso, eres una buen acompañante de vida, una persona con la que se puede contar para todo.

No tienes rutinas especiales y te adaptas perfectamente a todo lo que la vida te vaya poniendo enfrente. No te jode tener que empezar de cero en otro lugar, en otro trabajo, con otra vida. Y eso al final facilita muchísimo las cosas.

A pesar de que a veces parezca que no tienes claras las cosas y que fluyes con la vida, hay ciertas situaciones que no cambiarías. Puede que te hayas esforzado muchísimo (o que te esfuerces) para conseguir un buen trabajo, o para tener una buena posición económica. Y evidentemente no vas a tirar por la borda tus sacrificios por nada ni por nadie.

Tienes muchísimas facilidad para hacer nuevos amigos. A los tuyos, los de toda la vida, les aprecias y les apoyas muchísimo en todo. Cuando dices que estás ahí para lo que necesiten no lo dices por decir o por quedar bien. Lo dices porque es la verdad y sea cuando sea que te necesiten, siempre estarás para ayudar. A veces, te cargas con muchas responsabilidades en ese sentido y son muchos los que terminan buscándote y “tirando” de ti de alguna forma.

Eres una persona muy interesante pero a la vez, disfrutas de los pequeños detalles más que nadie. No necesitas nada del otro mundo para sentirte pleno. Puede que sientas mucha atracción por los deportes, al final, eres una persona muy nerviosa que necesita desfogar y quemar energía para no terminar ahogado.