No hay quien te frene Géminis, eres un alma limpia y libre, y justamente por este motivo te sienta tan mal cualquier tipo de enfrentamiento. Si tienes que decirle a alguien cuatro cosas bien dichas lo harás, pero luego te quedará en tu cuerpo un pesar durante días. No encajas bien ni las situaciones desagradables ni tampoco los problemas que puedan surgir en determinados momentos, pero esto te sucede precisamente porque tienes una cabeza muy poderosa que cuando da tantas vueltas acaba mareada…

Ni los que te conocen bien pueden descifrar qué es lo que te pasa o qué es lo que te está rondando en esos momentos por la cabeza, tiendes a encubrir muy bien tus pensamientos y tus emociones. Cuando se trata de expresarte, aunque lo haces a la perfección, digamos que te mantienes en la superficie para no ahondar demasiado en tu foro interno. En alguna ocasión puede que te tachen de persona fría y superflua, pero nada más lejos de la realidad.

Si hay algo que te indigna es que te juzguen, tanto sin conocerte como conociéndote, pues tu no andas haciendo esto con nadie. Respetas a todo el mundo y esperas exactamente lo mismo. Te enerva la sangre las apreciaciones gratuitas, sobre todo cuando no tienen nada que ver contigo. Puedes saber muchas cosas acerca de diversos temas, pero nunca le dirás a nadie qué es lo que debe o no hacer, si alguno de los tuyos pasa un mal momento ahí estarás tú para consolarle, animarle y acompañarle, pero nunca para aleccionar… ¡Esto es algo que encanta a quienes te quieren!

No es que seas un superdotado, o igual si, pero el caso es que tienes una capacidad impresionante para retener información, lo que te facilita las cosas en muchos sentidos. Te adaptas fácilmente a las nuevas situaciones y a las personas, eso sí, siempre y cuando nada altere tu paz y tu tranquilidad. Los ambientes hostiles no te molan nada…

En cuanto al amor, cuando te enamoras eres una persona cariñosa y atenta, pero que no exijan que seas servil, eso lo haces únicamente cuando te nace del corazón. Las cosas impuestas no van contigo, más que nada porque a ti no te gusta tener que imponerte para conseguir tus antojos, y mira que de vez en cuando te pones un poco caprichoso o caprichosa. Si te aceptan tal cual eres, con tus virtudes y defectos, y te encuentras con el compañero o la compañera ideal, aunque te cueste a veces comprometerte del todo al final acabarás procurando dar lo mejor de ti. ¡Muy bien Géminis!

2020-06-08T09:23:38+02:00