He comprobado que es cierto eso de que jamás se va lo que se queda abrazado al alma. Y es que hay personas que están tan llenas de luz que se quedan en lo más profundo de tus emociones, te marcan y es inevitable no sonreír al recordarlas. Si has nacido el 11 de octubre, sabes de lo que hablo, porque tu personalidad llena de magia es tu mejor presentación. Eres tan atractivo en todos los sentidos, que es imposible negarte lo que quieres. De hecho, tienes muy claro lo que esperas de la vida y no piensas bajar la guardia por nadie. 

Eres Libra, es por ello que gran parte de tu felicidad se debe a que la gente que amas está bien. No eres de las personas que hace vínculos por hacer, conectas de verdad y te importa mucho su bienestar. Hay una parte de ti que inspira, te vuelves esa mano divertida, interesante y valiente, que todos quisieran tener a su lado. Por fortuna, ser sociable no se te complica, al contrario, tu inteligencia te da la apertura necesaria para conectar con quien se te antoje. Tienes claro que cada cabeza es un mundo y que hay que tener la humildad como para recibir las enseñanzas que nos dejan los otros. Siempre estás alerta, eres muy intuitivo y te das cuenta rápidamente de las buenas o malas intenciones de alguien. La verdad es que cuando te encuentras con gente que sólo quiere acercarse para sacar provecho, lo primero que haces es arrancarla de raíz, no piensas seguir invirtiendo tu tiempo y energía en alguien que no vale la pena. Es claro que tu indecisión puede ser contraproducente en estos casos, sobre todo, porque tienes una manía por buscarle el lado bueno a todas las personas y hay que aceptar que allá afuera también hay maldad y que no vas a poder cambiarla. 

Si has nacido el 11 de octubre, eres sinónimo de complicado y no en mal plan, es sólo que tus emociones son como un torbellino emergente y ni tú mismo te entiendes. Hay una parte de ti que se siente presionada, como si tuvieras que cumplir con todas las exigencias y estereotipos de una sociedad que nunca para. Ahí es cuando te abrumas, no es que a Libra no le importe, es sólo que necesita su espacio, quiere encontrarse de una forma profunda, para estar lo suficientemente fuerte y poder decir que no cuando así lo quiera. Libra siempre da los mejores consejos, pero su sensibilidad le impide seguirlos, porque hay tanta bondad y solidaridad en su corazón, que lamentablemente puede convertirse en su peor defecto. Lo cierto, es que amas la reflexión, darte cuenta de lo mucho o poco que has logrado y valorar cada una de las bendiciones que te ha dado vida.

Al final, sabes que no eres perfecto y que se trata de echarle ganas todos los días. Sin embargo, hay ciertos rasgos negativos en tu personalidad que dejan de lado tu parte cooperadora. En primera, puedes llegar a ser sumamente crítico, en especial contigo mismo y no te perdonas ni el más mínimo error. Además, la superficialidad es tu tentación. El deseo por cumplir todas tus metas materiales puede dañar tu salud mental, física y emocional, hay que bajarle dos rayitas. 

Tu símbolo astrológico es la balanza, es la razón por la que inesperadamente te pones serio, es tu lado reservado, el que tiene que analizar todo de forma meticulosa para comprender a detalle. Tu elemento es el aire, es la facilidad que tienes para adaptarte a cualquier situación que te presente la vida, tu parte resiliente y aventurera. Entre tanto, tu planeta es Venus, ahí es donde habita tanta lealtad, amor y la debilidad por el romance. Además, la numerología dice que tus números de la suerte son el 5, 6, 14, 17 y 27. 

Si has nacido el 11 de octubre, cuando amas eres quien pone por delante la intuición, necesitas que esa persona te inspire, te contagie de buena vibra y te invite a ser mejor en todos los sentidos. Una vez que te sientes seguro eres muy atento, cariñoso, te preocupas por tu pareja, su bienestar en todos los sentidos, quieres que se sienta amada. Digamos que no eres muy empalagoso, encuentras el equilibrio perfecto para hacerlo estallar de pasión, pero sin dejar de lado la parte tierna. Tu objetivo es simple, quieres un amor emocionante, pero estable, ya estás cansado de la toxicidad en las relaciones y por lo mismo pones una traba tras otra, cuando se trata de iniciar algo nuevo. Eres el tipo de persona que le da mil vueltas a todo, antes de tomar una decisión tan importante como esa. 

Eres como tu color de la suerte, el azul, el que representa la simetría, la capacidad de lanzarse al ruedo. Es el de los valientes, los que confían en sí mismos y se ganan la admiración del resto. El color azul simboliza compasión, armonía y estabilidad, no dejes que nadie te haga dudar, porque tu potencial es grande y lo vas a lograr.