Si has nacido el 12 de enero eres una persona amigable y muy trabajadora. Tu signo solar es Capricornio y eso se nota en tus habilidades diplomáticas naturales y en ese encanto personal práctico que al final logra lo que quiere. Eres independiente, mucho, pero no por eso se te da mal mediar entre los grupos de personas o el trabajo en equipo. Eso sí, no te gusta nada que te manden así que, siempre preferirás ser tú quien dirija a los demás. 

Tu sentido de la responsabilidad es algo innato en ti, tienes tus metas bastante claras y vas trabajando poco a poco la llegada a la cima. No te importa realmente el tiempo que requiera o lo que tardes en lograrlo. Vas plantando semillas siendo constante y sabes de sobra que, tarde o temprano, los frutos llegarán.  

A menudo tienes tendencia al escapismo y a desaparecer de las vidas de los demás sin ni siquiera dar demasiadas explicaciones. Eres muy sensible y aunque aparentemente nadie lo note, tienes muchas tensiones acumuladas que vas dejando en tus reservas hasta que explotas. 

Aunque sabes cómo funciona el mundo material y te sientes atraído por él, hay en ti una tendencia a inclinarte hacia ciertos temas humanitarios o incluso místicos. 

Si has nacido el 12 de enero, tu manera de ver el mundo es bastante abierta, incluso se podría llegar a decir que eres un Capricornio poco convencional. Actúas con firmeza cuando sabes que tienes que hacerlo. Y es cierto que no te tiembla el pulso. Pero, por otro lado, también sabes comprender las necesidades de los demás y tratas de empatizar con ellas. 

Tienes muchos dones artísticos y confías en ti mismo aunque el mundo no lo haga. Tienes fe en tu potencial, sabes hasta donde puedes llegar y lo mejor es que no hay nada que te frene. Incluso en los momentos más bajos de tu vida, podrás llorar y sufrir, pero nadie podrá quitarte esa ilusión, esas ganas y esa fuerza para llegar a tu meta.  

Aunque sea muy talentoso y muy inteligente, hay momentos en los que las dudas te asaltan. Probablemente por eso mismo. Las personas inteligentes son las que se plantean todo, las que le dan vueltas al mundo en el que vivimos, las que o se creen las cosas a la primera de cambio, las que reflexionan y tratan de despertar de este letargo al que tratan de cometernos. Nadar a contracorriente a veces es muy agotador pero a ti, te merece la pena. No fuiste diseñado para ser una oveja más del rebaño. 

Cuando realmente buscas la relajación o la armonía buscas a la música, al arte o a un entorno que te transmita paz. 

En el amor, aunque por fuera eres bastante sociable, tiendes a dejarte un poquito “para ti”. Eres reservado y algo tímido pero cuando llega, eres sincero y leal. Pondrás las cartas sobre la mesa, dirás lo que piensas y lo que sientes, y también lo que estás dispuesto a ofrecer en la relación. Esperas lo mismo por la otra parte. Tendrás que ser cuidadoso a la hora de no caer en la rutina o en la falta de comunicación. Sea como sea la relación, siempre necesitarás un margen de intimidad.