Si has nacido el 12 de febrero, eres una persona fuerte, pero tranquila. Tu sabiduría es de otro mundo, eres capaz de encontrar la respuesta a todas las dudas que puedan presentarse. Confías en el karma como en nadie porque le has visto actuar varias veces. Tienes el poder de curar todas las heridas psicológicas que te hayan podido causar. Eres Acuario, es decir, una persona libre e independiente a la que nadie ata, no te hace falta nadie para ser feliz. 

Disfrutas muchísimo con la compañía de los demás, pero te cuesta muchísimo crear vínculos especiales y verdaderos. No te fías demasiado de la sociedad que te rodea y por eso la mayoría de las veces prefieres caminar solo. Te gusta hacerte notar porque sabes que es la mejor manera de dejar tus intenciones claras. No has venido a este mundo a seguir modas, sino a crear las tuyas propias y que sea al resto del mundo quien intente seguirte. 

Emocionalmente puedes llegar a ser una caja de sorpresas. Te cuesta mucho abrirte y expresar con claridad tus sentimientos, pero también puedes tener ataques de valentía y soltar todo lo que tienes dentro sin pensar en las consecuencias de ello. Sabes adaptarte a cualquier situación y es por eso por lo que no te da demasiado miedo el aventurarte en situaciones que te saquen de tu zona de confort, es más, lo prefieres.

En el trabajo, no hay nadie que te pueda decir que haces las cosas mal. Eres súper responsable y estás atento a todo lo que pasa a tu alrededor para que todo salga bien. Es verdad que a veces se te pueden escapar cosas, pero tarde o temprano tú solito te das cuenta y acabas solucionándolo. Eres autosuficiente, pero algo cabezota, no te gusta tener la ayuda de nadie porque sientes que así te está impidiendo crecer como persona.

Si has nacido el 12 de febrero, en el amor eres ese tipo de personas que huyen del compromiso. Te aterra la idea de que alguien te ate y no te deje ser tú mismo en ningún momento. Tú has venido a este mundo para ser libre. Tienes la necesidad de vivir todo tipo de aventuras y no estás dispuesto a que nadie controle tu vida.