Si has nacido el 12 de noviembre, tienes muy claro que importa mucho más la esencia que la apariencia.  La verdad es que estás cansado de lidiar con personas que se visten de hipocresía, ahora prefieres poner una enorme barrera emocional antes de conectar con quienes te rodean. Eres una persona que tiene los sentimientos muy firmes, difícilmente alguien te ve la cara, y además, tienes un radar para detectar la mala vibra. Ya no eres el mismo de antes, ya no vas a permitir que la gente llegue a tu vida para hacer lo que se le antoje contigo. Sabes que está bien querer mucho a alguien, pero no más que a ti, y mientras tú seas tu prioridad el mundo puede rodar a su antojo. 

Eres Escorpio, tienes un lado muy sensible, pero no es razón para que te subestimen, porque puedes darle en donde más les duele a las personas, si estas te lastiman. Si algo es más que evidente, es la pasión que te hierve en cada espacio del cuerpo. Para bien o para mal, siempre haces las cosas desde el corazón y eso te ha ayudado a no rendirte a mitad del camino. Lo malo es que no siempre mides las consecuencias, tienes esa sed de lograr todo lo que te propongas, que a veces, hasta tú te pones en peligro. Te dejas llevar por los latidos del corazón y cuando menos piensas es la adrenalina la que te gobierna. No eres alguien con malicia, al contrario, es la bondad la que habla por ti. Puede que tengas un lado vengativo, pero no como la fama que te han hecho el resto de los signos, les gusta hablar de tus reacciones, pero no de lo que te hicieron. En realidad, no todos merecen que pienses en venganza, hay quienes ni siquiera se merecen un poco de atención respecto a eso y lo mejor es sacarlos de tu vida sin mirar atrás. Eso sí, cuando te propones darle vuelta a la página no hay quien te gane, lo haces desde la raíz y sin ver atrás. De hecho, te molesta cuando te recuerdan el pasado con la intención de que te pongas mal, pero luego lo dejas pasar, no vas a darle gusto a quien te quiere ver derrotado. 

Si has nacido el 12 de noviembre, sabes muy bien que puedes conseguir todo lo que te propongas, en tu vocabulario no existe la palabra imposible, pero sí el esfuerzo. No eres de los que está esperando que los milagros sucedan de la noche a la mañana, sabes que hay que salir a la jungla de la vida y luchar por lo que quieres. Sin duda, tu disciplina y constancia, son piezas claves para alcanzar tus éxitos. A menudo, la gente piensa que las cosas te caen del cielo, que no te han costado noches de insomnio, lágrimas, peleas, despedidas. La mayoría no tiene ni idea de lo mucho que te ha costado salir adelante y se atreven a decir que hablas desde el privilegio. En esos casos prefieres ser paciente y dejar que cada quien piense lo que quiere, pues has aprendido que hay quienes no merecen tus explicaciones. Al final, tienes muy claro que tú no estás aquí para demostrarle nada a nadie. 

Por otro lado, hay ciertos rasgos en tu personalidad que se pueden considerar un tanto negativos, digamos que no siempre eres esa persona accesible, dispuesta a darlo todo por el otro. Hay momentos en los que te puedes llegar a sentir sumamente frustrado, en los que tu lado compulsivo hace de las suyas, y si eso le agregamos que puedes llegar a ser el rey de los testarudos, la cosa no pinta nada bien. Lo que más detestas son los cambios repentinos y que se burlen de tus esfuerzos, ahí sí te conviertes en alguien completamente diferente. 

Tu símbolo astrológico es el escorpión, es gracias a él que siempre encuentras la forma de salir adelante, es quien te llena de persistencia, de curiosidad, y despierta tu lado meticuloso. Tu elemento es el agua, es quien simboliza tu resiliencia, la capacidad que tienes de dejar fluir cualquier momento malo en tu vida. Es quien te invita a sanar cada una de tus cicatrices. Tu planeta es Plutón, ahí habita tu dinamismo, es tu parte extrema, la que no se asusta por nada. Por su parte, la numerología dice que tus números de la suerte son el 3, 8, 17, 18 y 25. 

Si has nacido el 12 de noviembre, eres un alma independiente, tienes la voluntad de hacer lo que se te antoje, así que cuando te enamoras lo haces desde la honestidad. Te quedas al lado de una persona porque realmente te llena en todos los sentidos, porque te brinda calma, porque está dispuesta a vivir un montón de experiencias a tu lado. Te gustan las relaciones en las que la pasión no hace falta, sobra, pero también las que tienen ese toque de sofisticación, las que estás dispuestas a escucharte y convertirse en el hombro que todos necesitamos de vez en cuando para llorar. No quieres un amor que guarde emociones, quieres conocer de verdad a la persona que te acompaña. Si alguien no está listo para tanta transparencia, simplemente no es el indicado. 

Eres como tu color de la suerte, el rojo intenso, el de las almas que pisan firme cuando se trata de los amores, el trabajo, la vida,. El de los que rompen con sus inseguridades y simplemente se lanzan al ruedo. El de los que saben que las mejores vitaminas son los besos, caricias y abrazos. Ese eres tú.