Si has nacido el 12 de septiembre, lo tienes más que claro, persigues metas y no personas. Hay quienes se atreven a describirte como alguien sin corazón, porque no conocen tus batallas. No es que estés enojado, estás decepcionado de darle tu tiempo a gente que no merece ni un poco de tu atención. Es simple, tú no estás aquí para cumplir con el deseo de nadie, tienes tus propias expectativas y no vas a bajar tus estándares por alguien que no vale para nada la pena.Tienes una lista de sueños extensa como para perder el tiempo en cosas que no te benefician. 

Eres Virgo, así que es muy común que vayas por la vida analizando y prestando atención a cada detalle. Sin duda, trabajas muy duro para hacer las cosas bien, no quieres nada a medias. Para ti no hay grises, haces las cosas lo más cercano a la perfección o prefieres no hacer nada. Es claro, que eres muy especial, cuando se trata de elegir a quien quieres en tu vida, necesitas que te demuestren que realmente vale la pena tenerlos a tu lado, porque la verdad es que no te llevas mal con la soledad. Sin embargo, eso no quiere decir que seas mala persona, al contrario, es tu generosidad la que habla por ti y la manera tan sutil en la que te pones en los zapatos de los demás. No te gusta malgastar tu vibra en aquellos que sólo se acercan a ti por conveniencia y ahí sí puedes ser un poco más intolerante. Es curioso porque las primeras personas que se ofenden cuando pones límites, son aquellas que sólo se acercan a ti para recibir algo a cambio. 

Los nacidos el 12 de septiembre, son los que se mantienen firmes en los momentos difíciles. No importa lo mal que se sientan, van a levantar la mirada y continuar, porque han aprendido que la vida es todo, menos fácil y que hay momentos en los que no queda más que amarrarse bien los pantalones y seguir luchando. Puede que su ansiedad los ayude a mantenerse a flote, porque saben perfectamente lo que es trabajar bajo presión. El problema es que muchas veces su cabeza lo único que necesita es un respiro para sentirse en paz. A veces, no saben qué hacer con tanto y se exigen de una forma tan estricta que terminan haciendo trizas su salud en todos los sentidos. Tranquilo, no vas a cambiar el mundo de la noche a la mañana, lo único que puedes hacer es una diferencia en el tuyo, pero no te vayas a los extremos, sin prisa conseguirás todo lo que quieres. 

Además, hay ciertos rasgos negativos en tu personalidad que hasta a ti te desesperan. Por ejemplo, eres muy inflexible con tus objetivos, no perdonas ni el más mínimo error y te enfocas en hacerte sentir mal como una especie de castigo. Eso sin contar tu parte tímida, tiendes a romper los lazos o impedir los que apenas se quieren formar porque te da mucha desconfianza. A veces, sólo se trata de dejarte llevar y permitir que la vida tome sus decisiones. 

Tu símbolo astrológico es la Virgen, es la doncella que te baña de sabiduría, cautela y análisis. Es quien te ayuda a no dar pasos a la ligera, quiere que reflexiones respecto a los pros y los contras antes de lanzarte al ruedo. También habla mucho de la forma en la que te adaptas, el carácter sutil y refinado con el que logras la victoria. Tu elemento es la Tierra, es quien te mantiene en equilibrio, quien te hace pensar con sensatez y no permite que tus emociones tomen el control. Tu planeta regente es Mercurio, es quien esconde tu lado desinhibido, el que tiene muchas metas por llevar a cabo. El que tiene hambre de cumplir sus sueños, de viajar, de saborear nuevos mundos. Por su parte, la numerología dice que tus números de la suerte son el 6, 9, 13, 18 y 27. 

Si has nacido el 12 de septiembre, en el amor eres quien se entrega desde la compasión. Te gusta conectar a nivel profundo, ir más allá de lo superficial, más que el físico quieres una mente que te inspire, alguien con quien puedas tener una relación formal, en la que el apoyo sea mutuo. Eres muy discreto, no quieres que tu relación se vea afectada por chismes de gente mala vibra. Buscas pasión, compromiso y trabajo duro. Eres quien no le teme al éxito de su pareja, al contrario, quieres verla llegar hasta la cima y estar ahí para aplaudirle el triunfo. Es claro que tu carácter no siempre es el más dulce del mundo, pero sabes mantener la calma para no herir a quien amas. Eso no significa que vas a soportar todo, tu dignidad nunca está en juego. 

Tu color de la suerte es el azul marino, el color que habla sobre la elegancia, la calma y la manera tan profunda con la que conectas. También es el tono de los sociables, de los que gozan cada instante y no se enganchan con nada. De los que están acostumbrados a sonreír sin importar la amargura con la que los trate la vida.