Si has nacido el 13 de agosto, son personas que tienen una visión única, sin duda, lo que más odian en seguir al resto, están aquí para que sus pasos se escuchen fuerte y sus opiniones sean escuchadas. Aunque, eso no quiere decir que están esperando la aprobación de los demás, la manera en que han llevado la vida les ha enseñado que hay quienes sólo están aquí para robar energía. Esas personas que están esperando que des un mal paso para burlarse de tu desgracia. Cuando detectas a alguien así, simplemente le das vuelta a la página, no necesitas a nadie así.

Eres Leo, esa es suficiente razón para ir con la cabeza en alto en todo lo que haces. Tu actitud rebelde, alegre y despreocupada se contagia. No eres de los que están esperando que les lleguen los milagros, al contrario, sales a construirlos de la mejor manera. Sin duda, tu alma sensible pero crítica es la que te ayuda a tener un equilibrio a la hora de tomar decisiones. Rara vez cometes el error dos veces, te gusta aprender y quedarte con las lecciones.

En cuanto a vínculos, le apuestas a todo aquello que sea genuino, te quedas con la amistad abierta, la que no usa filtros y a la que le alegran tus victorias. Te cuesta lidiar con la derrota, pero basta un par de días para que lo superes, tampoco te enganchas en exceso.

Los nacidos el 13 de agosto, son personas que inspiran, que llevan el imperio en la piel, son muy aventados y no importa lo que tengan que hacer para que sus sueños se conviertan en la más bonita realidad. No le temes a lo nuevo, eso de ser social se te da de una forma increíble. Además, eres muy honesto y eso es más que suficiente para que las personas te demuestren su respeto. Eres sinónimo de entrega, de amistad, de amor. Sabes muy bien que tu competencia está contigo mismo y no con el de al lado y si se trata de doblar las manos para ayudar a otros, simplemente lo haces. Te gusta ganar, pero eso no lo es todo. Hay momentos en los que ceder es tu única opción.

Desde luego, tienes ciertos rasgos negativos en tu personalidad que no son del agrado de muchas personas. Para empezar, es muy raro que te compadezcas de ti mismo, te exiges tanto que muchas veces pones en riesgo tu salud mental, física y emocional. Lo peor es que cuando alguien intenta hacerte cambiar de opinión pones una y mil trabas. Tienes buen corazón y lo sabes, lo disfrutas y estás bien con eso, pero… en el momento que tu parte arrogante toma el control te vuelves una persona bastante incómoda. Eso sin contar que tu ego es incontrolable, a veces se eleva tanto al cielo que te hace caer de golpe.

Tu símbolo astrológico es el León, esa es la razón por la que puedes llegar a ser sumamente orgulloso, por lo mismo amas el poderío y no aceptas fácilmente cuando alguien más tiene la razón. Tu energía puede llegar a ser tan obstinada que te vuelves una piedra en el zapato. Tu elemento es el Fuego, es tu parte llena de amor, pasión, calidez, nutrición y empoderamiento. Mientras que es el Sol quien te gobierna, quien te llena de fuerza, de vanidad, de amor y de muchas ganas de comenzar de cero si es necesario. Por su parte, la numerología dice que tus números de la suerte son el 3, 6, 11, 17 y 26.

Si has nacido el 13 de agosto, cuando amas lo haces de una forma profunda sin miedo a lo que puede pasar después. Simplemente vives el momento de una forma pasional y sensual. Eres el amante que honra la aventura, el que tiene la chispa perfecta para robar sonrisas. Estar a tu lado es más que un alivio para el alma. Tu espíritu es libre, pero con los pies en la Tierra, eso, se vuelve tu mejor atractivo. Cuando te enamoras das confianza, estabilidad y mucho romanticismo. Es posible que seas un tanto territorial, no vas a dejar que nadie interfiera en tu relación.

Eres como tu color de la suerte, el naranja, el color que demuestra que para vivir intensamente no hay edad. Es el color de los fuertes, de los que no se quedan con ganas de nada, de los optimistas, creativos y divertidos. Eres quien se atreve a socializar, a probar todos los colores del arcoíris, estar a tu lado es como un viaje diferente cada día y la verdad es que eso no se compara con nada. Pocos tienen tanta gallardía para vivir. A fin de cuentas, hacer la diferencia en todo es de tus pasatiempos favoritos.