Si has nacido el 13 de julio, eres quien lucha todos los días con su parte lunática. A veces, sólo tienes ganas de respirar calma, de perderte en tus pensamientos, entrar en catarsis y seguir con más ganas. Sabes que la vida no es perfecta, que tiene sus altas y bajas y que hay momentos en los que no tienes ganas de nada. Creer en ti mismo es algo con lo que trabajas, tu autoestima no siempre te da esa oportunidad y muchas veces tienes que aferrarte a tus cualidades, porque tus inseguridades se empeñan en hacerte creer que no estás listo para las tempestades del destino. 

Eres Cáncer, se te da de forma natural entender a tus iguales, siempre ves más allá y buscas la manera de ayudar al otro. Sin embargo, eso ha sido sinónimo de infelicidad, porque te olvidas de ti. Sabes que hay veces en las que inviertes demasiado tiempo y energía, para solucionar lo de los demás. Es tiempo de que entiendas que no eres el salvador de todos, que se vale decir que no las veces que quieras. Ten claro que las personas que te valoran lo harán ayudes o no, no se quedarán a tu lado por conveniencia. Tienes un lado aventurero, no te gusta conformarte con las expectativas del resto. Aunque te cuesta bastante trabajo expresar tus emociones, sientes que son tan complicadas que son pocos los que van a lograr entenderte. Hay una parte de ti que honra la intensidad y no siempre se sabe cómo vas a reaccionar ante cierta situación. 

Los nacidos el 13 de julio, tienen un lado resiliente, valiente y atrevido. Muchas veces te pones una venda en los ojos y simplemente dejas que tus emociones tomen el control sin escuchar lo que te tenga que decir la razón. Eres optimista, imaginativo, encantador y eso se ha convertido en la llave para abrir muchas puertas que te han llevado al éxito. Sin embargo, no eres irresponsable, hay una parte de ti que es muy centrada y que necesita sentir que le está haciendo honor a la estabilidad. Tu energía se contagia, cuando el optimismo se vuelve parte de tus días simplemente te robas la atención de todos, eres sinónimo de inspiración. Y es que has demostrado que no importan las veces que termines derrotado, porque has aprendido a saborear el fracaso y levantarte con más fuerza. 

Es claro, que no todo es perfecto en tu personalidad, hay ciertos rasgos negativos. Y es que cuando la nostalgia, el estrés o la depresión se hacen presentes no piensas mucho, simplemente dejas que el riesgo tome el control. En primer lugar eres muy impredecible, muchas veces te lanzas al ruedo sin analizar un sólo lado de la situación. Además, cuando se te mete una idea en la cabeza eres inflexible, no hay quien te haga cambiar de opinión. Eres cambiante y cuando tu mal genio se aparece puedes llegar a ser la persona más desconsiderada. Es mejor que no se metan contigo. 

Tu símbolo astrológico es el Cangrejo, es tu parte emocional, misma que es como un columpio, nunca sabes qué tan alto o bajo va a llegar. Es quien vive el hoy, quien te permite relajarte y olvidarte de todo. Pero también te provoca lo contrario, tus emociones son sinónimo de locura. Tu elemento es el agua, es tu parte generosa, amorosa, la que prefiere poner la abundancia por delante. Mientras que la Luna es quien te gobierna, es por ello que tus sentimientos van contra reloj, tan intensos como serenos. Por su parte, la numerología dice que tus números de la suerte son el 7, 9, 14, 18 y 27. 

Si has nacido el 13 de julio, eres el tipo de signo que cuando se entrega al amor lo hace como si no hubiera un mañana. Realmente le das la oportunidad a tu lado sensible de que tome el control. A veces, te sientes tímido y otras veces muy melancólico, pero siempre ves por el bienestar de tu pareja. Eres quien huye del conflicto, pero tu lado temperamental te puede traicionar. De ti no deben dudar, la lealtad es algo que no tomas a la ligera. 

Eres como tu color de la suerte, el plateado, el color que honra la imaginación, la reserva, la intuición. Eres quien inspira, que invita a atreverse, a amar desde lo más profundo de las entrañas y aunque sea posible que te rompan el corazón, siempre te vuelves a levantar.