Si has nacido el 14 de julio, sabes que amar no es solamente querer, se trata de comprender y tú naciste con el don de la empatía. Tu alma es fascinante, la de buen corazón, la que escucha y muchas veces se deja de lado con tal de ayudar a otros. Sin embargo, la vida te ha enseñado que hay amigos, hay familiares, que dicen estar de tu parte  y en el momento menos pensado hablan mal de ti tras tus espaldas. Por más amor que tengas para entregarle al mundo nunca será suficiente para limpiar la amargura que hay en el corazón de los demás. 

Eres Cáncer, sinónimo de altibajos, de ganas de salir huyendo, de emociones encontradas. Muchas veces no sabes lidiar con todo lo que pasa por su mente. No siempre te sientes listo para los cambios, te aterran, porque hay una parte de ti que se aferra a la estabilidad, pero aún así lo intentas. Eres el tipo de persona que inspira y muchas veces ni siquiera lo notas. Hay quienes siguen tus pasos de cerca porque los motivas, porque te has vuelto la prueba de que en esta vida todo se puede, basta con que empieces a romper tus miedos. Y es que sigues mucho tu intuición. Si tienes la corazonada de que será sinónimo de éxito no lo piensas dos veces, te lanzas. Sin embargo, has aprendido a lidiar con lo malo de la vida, saber perder ha sido de tus mejores lecciones y ahora entiendes que siempre hay algo que mejorar. 

Los nacidos el 14 de julio, son almas fascinantes, son las que te envuelven con el cariño que esconden en esa mirada tan intensa. Son cambiantes, pero entregados y eso hace que sus emociones entren en una balanza. Y es que Cáncer no se toma las relaciones afectivas a juego, cuando te vuelven parte de sus días es sinónimo de lealtad, el tipo de persona que te entrega incondicionalidad, la que estará ahí para aplaudir tus victorias, pero también para levantarte en tus fracasos. Tienes un lado tan valiente que siempre estás dispuesto ayudar, incluso cuando sabes que no se lo merecen. Lo que das es de corazón, sabes que a ti nadie te debe nada y si aún después de que eres noble te dañan, no vas a perder el tiempo en venganzas, eliminas a esa persona de tu vida pero dejas que el karma haga de las suyas. 

Desde luego, que no todo es maravilloso en tu personalidad, tienes un lado bastante oscuro que hace que muchos se alejen de tu camino. Empezando por tu mal genio que no perdona a nadie, si estás de malas es mejor que se alejen porque puedes llegar a ser bastante hiriente y muchas veces con personas que ni siquiera son parte del problema. Además, tu parte depresiva hace que huyas de todos en el momento menos pensado, realmente no quieres ver a nadie porque intentas comprender tus emociones. Eres cambiante, pero no eres mala persona, necesitas espacio. 

Tu símbolo astrológico es el Cangrejo, es tu parte sensible, la que te puede llevar a tomar decisiones precipitadas. Y es que una vez que tus sentimientos toman las riendas ya no hay marcha atrás. Tu elemento es el agua,  es tu parte reparadora, la que derrocha abundancia, la que tiene el poder de lidiar con cualquier adversidad. La Luna es quien te gobierna, es por ello que muchas veces te sientes fuera de lugar y ni tú mismo entiendes todo los cambios emocionales que vives. La numerología dice que tus números de la suerte son el 1, 4, 11, 18 y 22. 

Si has nacido el 14 de julio, en el amor eres el tipo de pareja que busca algo estable, detestas cuando alguien intenta llegar a tu vida sólo para sacudirte emocionalmente y luego marcharte. Te gusta ser sensato y leal, cuando decides estar con alguien no te andas con juegos. Eres un amante temperamental, romántico e intenso. No entiendes de grises a la hora de entregarte, lo das todo o nada. No todas las parejas están preparadas para algo tan genuino, hay quienes huyen porque no están listos para aceptar lo que realmente sienten. 

Eres como tu color de la suerte, el plateado, el que honra el misterio, la elegancia, la manera sutil y dulce en la que logras las cosas. Tienes un lado creativo, el que se empeña, el que le pueden poner un millón de trabas pero sigue adelante. Eres reservado, pero un encanto y eso es lo que te hace brillar mucho más que el resto.