Si has nacido el 14 de marzo, eres una persona que siempre va por libre. Te gusta ir a tu bola, que nadie vaya ni detrás ni delante de ti. Se te da un poco mal recibir órdenes y tampoco te gusta dárselas a los demás, así que prefieres ir tú solo por la vida. A menudo, tienes que tener cuidado con esto porque pueden verte como alguien demasiado desapegado, para eso no lo eres para nada. Eres cauto a la hora de ofrecer tu amistad a alguien, pero tienes un corazón que vale oro.

Tu relación con los demás es bastante importante. Eres esa persona que siempre se para a escuchar los puntos de vista de los demás. Te gusta escuchar, estudiar, atender, aprender y por eso, puedes cambiar con frecuencia de opinión. Eres una pequeña esponja que cada día va aprendiendo y tu cerebro va creciendo más y más con nuevos conocimientos. Eres una persona que nunca parará de aprender. Para ti nada es suficiente.

En tus relaciones siempre eres muy compasivo. Aunque sepas que puedes tener la razón, no te pones a discutir. No eres nada cabezota. Tienes en cuenta siempre todos los puntos de vista. En tu grupo de amigos, como eres el que siempre va a su bola, eres el que siempre pone paz de por medio cuando hay algún conflicto. No te gustan las movidas y mucho menos cuando suceden con gente a la que quieres.

Eres una persona súper atractiva. Ese nivel de inteligencia que tienes hace que todo el mundo se fije en ti, en tu forma de pensar, en tu modo de vivir. La gente te busca y quiere tenerte en tu vida. Eres muy diferente a todos los demás Piscis, porque tienes muchísimo carisma. Si te lo propones, eres capaz de seducir hasta a las personas más complicadas.

Si has nacido el 14 de marzo, eres una persona que tiene la capacidad de ver y de saber cosas que los demás no pueden. Tu intuición siempre va más allá. No te quedas solo con las cosas que puedes ver, escuchar, tocar u oler. Tú decides dar un paso más. Y esto te favorecerá un montón en tu trabajo. Porque siempre eres la persona que ve las cosas más allá. Siempre destacaras entre los demás por tu forma diferente de hacer las cosas.

En el amor, eres una persona extremadamente vulnerable. Por fuera, quieres hacer ver a los demás que eres alguien duro, pero a la mínima de cambio te enamoras al máximo. Tienes muchísima imaginación y eso se ve reflejado en tus relaciones también. Siempre eres el que tiene los detalles más especiales. Sin duda, eres alguien que necesita a una persona que sepa quererle. No quieres que te cuiden, quieres que te quieran.