Si has nacido el 14 de noviembre, sabes muy bien que tu paz es tu responsabilidad y, por ello, ya no estás dispuesto a darle las herramientas a alguien más para que te haga daño. Eres sinónimo de esperanza, te centras en tus proyectos y gozas al ver que se convierten en grandes éxitos. No es por ego, pero se siente bien cuando reconocen cada uno de tus esfuerzos y las tantas veces que te sacrificaste para conseguir lo que quieres. Eres el tipo de persona que siempre encuentra un aprendizaje del otro, reconoces a tus maestros cuando los tienes de frente y sabes muy bien que no tiene nada que ver con un título universitario, la escuela de la vida es la que ha dado las mejores lecciones. 

Eres Escorpio, así que tu mente está dividida en mil cosas, la verdad es que tienes ideas para echar por la ventana, porque a nada le pones peros, siempre encuentras la manera de brillar en todo y eso te mantiene firme en tus decisiones. Además, hay una parte en tu interior que está muy conectada con lo espiritual, confías en que la vida pone cada pieza en su lugar y que hay momentos en los que no queda más que dejarse llevar. Eso sí, tu círculo de amistades, pareja, compañeros, familiares, es muy exclusivo, no le cuentas tus sueños a cualquiera y la mayoría de las personas conocen tu lado frío, el que no conecta a nivel emocional y que prefiere poner una enorme barrera, antes de ponerse en las manos equivocadas.

Sin duda, aquellos que tienen el privilegio de tu lealtad, saben que no te andas con juegos, y que eres capaz de meter las manos al fuego por la gente que amas. Sí, tienes un lado oscuro, pero no con cualquiera, tú tratas de la misma forma en que te tratan, si quieren algodones de azúcar de tu parte, van a tener que ganarlos. No te gusta fingir emociones que no te nacen, por eso prefieres decirle de frente a las personas cuando no las toleras y lo único que hacen es transmitir problemas, que impiden que avances con los tuyos. Eres generoso, pero eso no quiere decir que asumas responsabilidades que no son tuyas, no estás para ser la válvula de escape de nadie, eso no no es apoyar, eso es aprovecharse de la bondad que hay en tu corazón. 

Si has nacido el 14 de noviembre, no es raro que te vayas por el blanco o negro, tú reconoces los puntos medios, estás harto de que la gente se sienta con el derecho de jugar con tus emociones y después hacer como que no pasa nada. No estás para esperar a nadie, si alguien quiere ser parte de tu corazón, tiene que demostrarlo con hechos, que para decir palabras bonitas hay un Universo entero. Quizá, para muchos tengas una actitud prepotente, pero la verdad es que no vas a cambiar tu forma de ver la vida, sólo por darle gusto a unos cuántos. Eres un ser atento, amable, empático, eres quien siente orgullo de lo hermoso que son sus sentimientos, mientras tú y los tuyos, lo sepan, que el resto del mundo diga lo que quiera. 

Por supuesto, hay ciertos rasgos en tu personalidad que no son del todo perfectos, se esconden detrás de tu apariencia curiosa, leal y diplomática. Digamos que hay momentos en los que tu carácter es sumamente impredecible, tanto que puedes terminar haciendo cosas de las que después te arrepientes. En especial cuando sientes algún resentimiento, en esos casos no perdonas nada y si le agregamos tu lado sarcástico la cosa se pone peor, porque puedes decir comentarios muy despiadados e hirientes. En ocasiones puede ser porque buscas justicia, pues es una de las cosas que más detestas y es mejor que no te pongan a prueba o terminarán arrepentidos. 

Tu símbolo astrológico es el escorpión, es quien te baña de misterio, resistencia y también valentía. Gracias a él no te dejas de nadie y te lanzas a lo desconocido aunque tengas mucho miedo. Tu elemento es el agua, es donde habita esa parte de ti que siempre renace, la que busca reparar y ser mejor cada día. Tu planeta regente es Plutón, justo el que te invita a transformarte, es el que te motiva y te inspira. Por su parte, la numerología dice que tus números de la suerte son el 1, 5, 12, 14 y 26. 

Si has nacido el 14 de noviembre, en lo que respecta al amor eres el amante que deja huella en lo más profundo y de una manera muy pasional, intensa, eres quien se entrega sin miedos y con el deseo de construir algo para toda la vida. Sí, tal vez, para muchos eso sea demasiado, pero justamente ese es el tipo de amor que no quieres en tu vida, de los que huyen del compromiso y que se asustan de todo. Quieres a alguien genuino, valiente, que se deje llevar por el enamoramiento, pero que también se quede cuando desaparezca y tenga que lidiar con el amor verdadero, en el que aceptas a la persona con todo y sus defectos. 

Eres como tu color de la suerte, el rojo intenso, el que le hace honor al misterio, a los que saben que todo va a estar bien, aunque se requiere que pase un tiempo. Es de los que cuando quieren tirar la toalla, recuerdan la razón por la que empezaron.