Si has nacido el 15 de octubre, sabes perfectamente que tu éxito depende de la constancia, de ahí que cuando te planteas un objetivo difícilmente quitas el dedo del renglón. Hay una parte de ti que goza de los reconocimientos y te esfuerzas en sobresalir, no para humillar al otro, para convertirte en tu mejor versión. Si hay algo que tienes muy claro es que la vida se te puede ir como agua entre las manos y ya no piensas bajar la guardia sólo para complacer al resto. Sabes quién eres, lo que esperas de los demás y lo mucho que te esfuerzas por alcanzar tus sueños. 

Eres Libra, tu espíritu libre es el que te dirige, la manera en que pones el optimismo por delante es increíble, hay una parte de ti que no se rinde, a pesar de las tantas grietas que te ha dejado una lección tras otra. Cuando crees que ya no puedes más te refugias en tu parte autoritaria, la que no se deja gobernar por nadie y que hará lo que esté en sus manos para cumplir sus promesas. Tu fortaleza se siente, se te nota en la forma en la que hablas, en la que te dejas llevar, en la que eres egoísta si es necesario, pero no dejas de lado lo que realmente quieres. Ahí es cuando te ganas la admiración de los demás, cuando luchas por las desigualdades, cuando haces que tus pasos se escuchen fuerte, aunque eso sea sinónimo de frustración para muchos. Al fin y al cabo has entendido que no estás aquí para llenar los vacíos de nadie y que eres tú quien decide cuándo y cómo darle vuelta a la página, en cada capítulo de tu vida. No tienes que convencer a nadie de lo que quieres y eso está bien. 

Los nacidos el 15 de octubre, pueden llegar a ser un tanto controvertidos para algunos, en especial cuando se esmeran en despertar su lado oscuro. Libra puede ser dulce y empático, pero eso no quiere decir que sea una persona hipócrita, al contrario, cuando se trata de dar una lección lo hace. Además, prefiere las cosas de frente, tiene la firmeza para decir cuando algo le molesta, porque ya antes cedió demasiado, siempre poniendo a los demás primero y a su persona dejándola en último lugar. Lo que Libra tiene de bondadoso, lo tiene de valiente, así que no te sorprenda si es capaz de armar una guerra en un vaso con agua. Nunca subestimes a un Libra estresado, porque puede decirte lo peor y aunque posiblemente luego se arrepienta, la herida no sana tan rápido. Eso sí, es de los signos que tienen más aguante, puede llorar, gritar, enojarse y aún así se levanta como si nada. Su don es renacer siempre. 

Aunque claro, hay ciertos rasgos en su personalidad que son detestables, incluso para ellos mismos, porque terminan perdiendo el control. No siempre son entrañables, pacíficos o cooperadores. También hay momentos en los que el egoísmo, el descuido y la agresividad, se apoderan de su día a día. En esos casos lo mejor es que se alejen, porque no van contra alguien en particular, su furia necesita ser descargada y la víctima puede ser cualquiera. Necesitan su espacio. 

Tu símbolo astrológico es la balanza, es quien te da permanencia, claridad, es tu parte consciente, la que necesita ver los dos lados de la moneda o quizás tres, antes de tomar una decisión. Es tu lado serio, el que no se toma las cosas a juego, el que quiere construir algo a largo plazo en todos los sentidos. Tu elemento es el aire, es el que te devuelve la esperanza en todo, la sabiduría, la capacidad de adaptación, es quien siempre puede. Por otro lado, tu planeta regente es Venus, es donde se encuentra la belleza, el romanticismo, esa parte pasional y arrebatada. La numerología dice que tus  números de la suerte son el 6, 7, 15, 17 y 25. 

Si has nacido el 15 de octubre, eres un ser cariñoso, leal, entregado, te preocupas por los tuyos. Es claro que buscas un amor con el que puedas trabajar en proyectos a futuro, un compañero de vida que no te asfixie, pero al que le importe cada uno de tus avances. Eres quien llena de halagos, detalles, pero no dejas que lo superficial gane. Siempre vas más allá, siguiendo tu intuición y demostrando que estarás en las buenas y en las malas. Te cansaste de cuentos de un rato, de amores que no te llevan a nada, de un montón de palabras que no conocen los hechos. Ahora no, ahora quieres sinceridad de almas o mejor no quieres nada, porque estar solo hasta que llegue la persona indicada no te preocupa. 

Eres como tu color de la suerte, el azul, el que honra la correspondencia, el equilibrio, la paz. Es el de las personas que prefieren mostrarse sin filtros y quedarse con unos cuantos que sean honestos, antes que rodearse de hipócritas que en el fondo lo único que quieren es verlos caer. Eres así quisquilloso, inseguro, pero con las emociones más lindas del zodiaco.