Si has nacido el 15 de septiembre, sabes muy bien que hay veces en las que no queda de otra que abrazar tus peores versiones para sanar el alma. Si hay algo que te ha costado aceptar es que no eres perfecto, que tanta exigencia te deja sin aliento y que si no pones un alto a tiempo puedes olvidarte de tu estabilidad emocional. Esto porque la ansiedad y el estrés se vuelven fantasmas en tu camino que no te dejan avanzar. Sin duda, eres muy intenso cuando se trata de hablar con la verdad, tanto que te olvidas de las consecuencias y la manera en que los que quieres pueden salir lastimados. Tienes que controlar tus emociones, sobre todo, las negativas porque son capaces de cegarte en cuestión de nada.

Eres Virgo, esa es la razón por la que las almas que se rigen con la hipocresía no tienen ni la más mínima oportunidad en tu vida. No toleras a aquellos que sólo quieren beneficiarse de tus cualidades para después ir a meter tu nombre en un montón de chismes. Entre más claras sean las cosas para ti mejor, no te vas a poner como bandeja de plata para que hagan contigo lo que se les antoje y si te toca decirle adiós a alguien por esa razón, lo haces. No importa lo mucho que signifique en tu vida, hay veces en las que hay que arrancar desde la  raíz aunque duela y pesen los años de conocer a esa persona.

Tus verdaderos amigos saben que eres leal, que tal vez no estás muy presente, porque siempre tienes un montón de cosas en la cabeza, pero en los momentos en los que más te han necesitado no los has soltado. Sabes que las relaciones afectivas implican empeño, dedicación, amor y mucha empatía, quien no esté preparado para algo así no merece un asiento en tu vida. 

Los nacidos el 15 de septiembre, tienen un corazón enorme, pero están hartos de que cualquiera se sienta con el privilegio de llegar y llenarlo de grietas. Así que se han encargado de construir una enorme barrera que impide que los lastimen. Son quienes confían en sus habilidades y cualidades, como para bajarse dos veces la Luna si así lo quieren. La verdad es que su personalidad tan determinante les da presencia ante el resto y sin notarlo se vuelven el ejemplo a seguir para muchos. Lo cierto, es que no necesitan de la aprobación de nadie, ya bastante complicado es lidiar con todas sus exigencias y expectativas como para todavía agregarle una raya más al tigre. Un virgo sabe que hay gente que está dispuesta a aprovecharse de sus malas rachas sólo para adjudicar responsabilidades que no le corresponden y, tal vez esperen hasta ver a dónde eres capaz de llegar, pero en el momento menos pensado te dirán adiós. Lo bueno es que hasta para marcharse son sigilosos y te toman doblemente por sorpresa. 

Desde luego, no todo en tu personalidad es ideal, hay ciertos rasgos que pueden convertirse en una piedra en el zapato, no sólo para quienes te rodean, también para ti mismo. Para empezar, tiendes a obsesionarte por el control, tu deseo de que todo esté bien puede hacer que te perciban como un ser entrometido. Además, tienes un genio de los mil demonios, basta con que una sola pieza en el jenga de tu vida se desmorone para que te desquites con personas que ni la debían ni la temían. Controlar tus impulsos es algo en lo que claramente tienes que trabajar. 

Tu símbolo astrológico es la Virgen, es quien representa a los que derrochan intelecto, a los que ponen por delante el entusiasmo, pero no lo hacen de una manera eufórica porque la discreción es parte de su personalidad. Además, tienen el don de adaptarse a cualquier adversidad. Tu elemento es la Tierra, es quien hace que tus pasos no pierdan el equilibrio, hablo de tu parte centrada, la que te hace analizar todo de una forma meticulosa, la que no se conforma a la primera, pero es capaz de repararse si las cosas salen mal. Tu planeta regente es Mercurio, es quien te abre el paso, quien enriquece tu parte comunicativa, esa capacidad que tienes de perseguir la invención. Por su parte, la numerología dice que tus números de la suerte son el 6, 9, 13, 19 y 26. 

Si has nacido el 15 de septiembre, eres un amante romántico, soñador, pero no caes en la exageración. Te gusta hacer sentir a tu pareja especial, dejando claro que es tu prioridad y que estarás cuando más te necesite. Eres muy leal, amas poner la seriedad por delante y aunque te cuesta mostrar tu lado sensible cuando te dan la confianza necesaria lo haces sin miedos. Además, gozas de la aventura, romper con la rutina de vez en cuando, pero…sin caer en lo caótico, porque las relaciones insanas y poco estables no son lo tuyo. 

Tu color de la suerte es el azul marino, el que representa a las almas refinadas, valientes y persistentes. Es el de los que tienen un lado artístico, pero también impulsivo. El color de los quisquillosos, los que muchas veces se sienten inseguros, pero de todos modos siguen avanzando.