Si has nacido el 16 de agosto, eres una persona que no le teme a la curiosidad, al contrario, tienes una conexión muy especial y genuina con la naturaleza. Te gusta sentir que encajas en la Tierra y que las personas que te rodean realmente son para bien, que te impulsan a romper con tus miedos y ayudan a que muestres lo mejor de ti. La generosidad es algo que te describe, tienes tanto amor en tu ser que es imposible que no atraigas almas buenas y amorosas para mejorarte la vida. 

Eres Leo, si hay algo que te distingue de los demás es la confianza que hay en tu ser, no es que te creas perfecto, es que a pesar de que te sientas agobiado o asustado, no te quedas con las ganas de nada. Además, eres muy versátil, para ti no hay imposibles, pero sí un montón de oportunidades en las cuales puedes mostrar tu lado más deslumbrante. Y es que no le temes a las miradas, ser el centro de atención es algo que manejas a la perfección y eso no quiere decir que te pierdas en una vida soñada, te gusta saber que tiene sus altas y sus bajas, pero prefieres no centrarte en los momentos amargos. La lealtad se te nota en la mirada, en cada una de tus acciones y en la forma en que pones por delante cualquier vínculo afectivo. Eres audaz, tienes una fuerza en el interior que asusta a varios, pero que también te ha mantenido a flote en medio de la marea. El Sol está de tu lado y lo sabes, por ello no te conformas con las sobras de nadie, sabes que en esta Tierra hay un espacio particular para ti y no lo vas a perder por nada. Amas las oportunidades y muchas veces tu lado impulsivo te ha llevado a tomar las mejores. 

Los nacidos el 16 de agosto, son gobernados por el fuego, esa es la razón por la que cuando estás cerca de ellos sientes calidez, amor y ese sabor de hogar que no encuentras en cualquier corazón. Sin embargo, eres diplomático, tienes una manera encantadora de salir de los problemas sin utilizar ningún tipo de agresividad, pero…si alguien intenta molestar continuamente es mejor que se prepare para las consecuencias, porque tampoco te quedas  de brazos cruzados esperando que hagan de tu vida uno de sus pasatiempos favoritos. Sabes que hay personas que hay que cerrarles la puerta en la cara, porque no conocen de límites y, aunque hay veces en que tienen buenas intenciones, no siempre es lo mejor para ti. Tienes una parte sociable, pero también muy responsable, sabes perfectamente cuando es momento de divertirse y tirar la fiesta por la ventana, pero también cuando hay que trabajar duro para conseguir lo que quieres. 

Desde luego, como cualquier otro signo del zodiaco, tienes una parte negativa que puede ser la razón por la que terminas protagonizando discusiones graves. En primer lugar, te preocupas por todo y nada, eso hace que tus niveles de estrés suban por los cielos y que no sea fácil confiar en cualquiera, al final, siempre quieres hacerlo con tus propias manos para comprobar que está bien hecho, pero eso te ha llevado a estar agotado todo el tiempo y evitar que los demás se hagan responsables de lo que les corresponde. Además, puedes llegar a ser un tanto pretencioso, no es algo que te mortifique porque sabes que te ha costado mucho trabajo lograr cada una de tus metas y, ¿por qué no presumir? Por otro lado, lo que más odias es tener que lidiar con gente perezosa, ahí sí te cuesta ser más tolerante y puede que tu mal genio se haga presente. 

Tu símbolo astrológico es el León, es tu parte egoísta, la que no escucha a nadie y que sólo quiere que se sigan sus órdenes, tu parte dominante. Desde pequeño estás acostumbrado a guiar a la manada y por ello te cuesta tanto seguir nuevas reglas. Tu elemento es fuego, es tu parte feroz, intensa, la que no se asusta con los nuevos comienzos, pero también la que está llena de ingenio y calidez, la que es capaz de dar la vida por los que ama. El Sol es quien te gobierna, es el que representa esa forma bonita en la que brillas y llenas de calor todo a tu alrededor. Por otro lado, la numerología dice que tus números de la suerte son el 3, 7, 11, 16 y 23. 

Si has nacido el 16 de agosto, eres el tipo de amante que se entrega de una forma muy entusiasta, no es que vivas en un cuento de hadas, pero intentas verle el lado positivo a las cosas, porque gozas de las relaciones a largo plazo, no pierdes el tiempo con aquellos que sólo quieren pasar el rato. Eres demasiado extravagante cuando amas, realmente lo haces desde tu parte más profunda y, claro que la creatividad no puede faltar. Te gusta ponerle ese toque enérgico cada día, el que es capaz de desbordar pasión y amor. 

Eres como tu color de la suerte, el naranja, el color que representa a las almas jóvenes, a las que están llenas de vivir el día a día, a las que se dejan llevar por su espíritu aventurero, explorador, confiable y compasivo. Eres quien colorea la vida del resto y tal vez no lo has notado.