Si has nacido el 16 de junio, eres de los que se la piensa tres veces antes de darle el asiento de su vida a cualquiera. Te llaman selectivo y la verdad es que no puedes negarlo, reconoces tu valor y no pretendes entregar tu tiempo y energía a personas que no valen la pena. Eres la persona que respeta la vida del otro y esperas lo mismo. Te quedas con las relaciones recíprocas, con quien sí esté dispuesto a demostrarte que vale la pena cada segundo de la vida. Te gusta brillar fuerte, sin necesidad de opacar al otro, sabes que la competencia es contigo mismo, trabajas duro para vencer tus miedos.

Eres Géminis, tienes el encanto en la mirada, te gusta expresar lo que sientes y prefieres dar los pasos firmes, aunque sientas pánico, lo intentas y con la frente en alto. Eres muy atractivo, tu forma de ser se roba las miradas y es un deleite sumergirse en temas que pocos entienden cuando estás listo para compartir algo. Te gusta aceptar la derrota, pero no te das por vencido. Son muchas las veces en las que lo has intentado hasta conseguir el éxito. Algo que te distingue del resto es tu lado reflexivo, sabes muy bien cómo poner en la balanza las situaciones y prefieres que sea tu lado racional quien tome la decisión. Aunque es posible que tu lado impulsivo haga de las suyas y te dejes llevar por la parte emocional.

Los nacidos el 16 de junio, son personas convincentes, tienen un lado soñador y siempre ponen por delante el conocimiento, son pocos los que llegan a escuchar todo lo que hay en su mente. Son libres por el lado que los veas, cuando sienten que alguien intenta dominarlos simplemente salen huyendo. Son emocionantes, les encanta vivir una vida activa, llena de aventura, de curiosidades, en la que se tenga la valentía para romper con los absurdos esquemas que te exige la sociedad. Puedes ser un tanto inestable, por tu cambio de decisiones y porque te aburres fácilmente, pero cuando le entregas tu corazón a alguien en cualquier aspecto, simplemente conocen tu parte leal, la que siempre está ahí en las buenas y malas rachas.

Es claro, que no todo es miel sobre hojuelas en tu personalidad, hay rasgos negativos que te pueden volver un ser bastante incómodo para muchos. Para empezar, tu carácter, es fuerte, temerario y puede derribar cualquier cosa que se le atraviese en el camino. Realmente cuando estás enojado tu objetivo es vencer al otro y puedes llegar a herir sensibilidades. Sin duda, no eres una persona malintencionada, pero no soportas cuando te ven la cara. Si alguien te hiere es mejor que enfrente las consecuencias. Sin embargo, sabes que hay momentos en los que sólo debes dejar que el karma haga de las suyas, no te ensucias las manos con personas que no merecen ni un segundo de tu atención. Para algunos puedes ser egoísta, porque tienes tus metas claras y no vas a cambiar para darle gusto a nadie.

Tu símbolo astrológico son los Gemelos, son los que figuran tu lado ingenioso, el que siempre tiene sed de hacer algo, esa parte innovadora que te mantiene al día, con ideas frescas y también la parte que no le teme a entablar nuevos vínculos. Es quien te ayuda a conectar con todo a tu paso. Tu elemento es el Aire, quien tiene el poder de lograr que te adaptes a cualquier condición que te tenga preparada la vida. Es tu lado sabio y claro, quien no pierde el tiempo en las boberías. Tu planeta regente es Mercurio, quien representa tu espíritu viajero, es tu parte verbal. Mientras que la numerología dice que tus números de la suerte son el 1, 4, 13, 18 y 27.

Si has nacido el 16 de junio, cuando encuentras a alguien con quien compartir amor, eres sumamente dulce. Te conviertes en el tipo de pareja que siempre anima, quien está dispuesta a escuchar miedos, tristezas, alegrías, todo lo que implique tener una conexión emocional profunda. Tienes un lado controlador, porque no quieres que se burlen de ti, cuando te enamoras te riges por la lealtad y, aunque no eres de los que está demostrando todo el tiempo su cariño, sabes estar cuando más te necesitan.

Eres como tu color de la suerte, el amarillo, quien simboliza el montón de brillo que quieres derrochar en el mundo. Eres un abrazo cálido, el beso alegre, las ganas que tienes de saborear todo a tu alrededor. Eres quien siempre está con los ojos abiertos, pero con el corazón en la mano. Te gusta vivir el momento pero con intelecto, de lo contrario no te sabe a nada.