Si has nacido el 17 de noviembre, tienes más que claro que mientras confíes en tus pensamientos lo vas a lograr, pero… hay veces en las que tienes que cambiar el chip, observar más a detalle y entender el por qué de cada derrota. Sin embargo, tus pasos son implacables, siempre deseosos de más y dispuestos a mejorar. Tienes muy claro que en el camino habrá cosas que se te salgan de las manos, momentos en los que sientas que el respirar se vuelve un nudo en la garganta, pero no vas a tirar la toalla. Cada tropiezo se vuelve una lección y estás acostumbrado a luchar si es necesario. 

Eres Escorpio, es muy evidente que para ti la autonomía es muy importante. No estás a gusto en un lugar en el que intentan ponerte una cuerda tras otra. Sin duda, gozas al vivir la satisfacción de que cada cosa que tienes se debe a tu esfuerzo. Digamos que tienes un lado orgulloso que te mantiene al pie del cañón. En el momento que te planteas algo te esfuerzas el doble en cumplirlo, sobre todo, cuando empiezan a hacerse presentes los obstáculos. No te gusta lo fácil, te aburre. De ahí que cada piedra en tu camino es necesaria para construir el castillo de tus sueños. Esto puede tomarse como si fueras una persona fría, pero no es eso, sólo que tienes la capacidad de guardar las emociones cuando es necesario.

Eres amoroso, tierno y muy empático, pero… depende mucho de qué lado caiga la moneda para que tu actitud cambie en un abrir y cerrar de ojos. No obstante, eso no quiere decir que seas cruel con quien no se lo merece. Para que tu parte vengativa y resentida, tome el control necesitan sacarte bruscamente de tus casillas. Sabes que hay personas que no merecen tus enojos, porque al final eres tú quien se traga todo. Así que, en esos casos es mejor dejarlo todo en manos del karma. 

Si has nacido el 17 de noviembre, todo lo que haces está lleno de astucia. Puede que las personas crean que tomas decisiones precipitadas, porque la verdad es que no le temes al riesgo, pero antes de dar un paso tan importante analizas a fondo. Te gusta ver los pros y los contras de forma meticulosa. Eres un ser que está lleno de ambiciones, pero en el buen sentido. Porque tienes muchos sueños por cumplir y no piensas darle permiso a nadie de que se vuelva una traba en tu vida. Eres sinónimo de diplomacia, hay una parte de ti tan sofisticada que simplemente no piensa ensuciarse las manos con cualquiera. En el fondo tienes bien establecidos tus objetivos, si alguien no está de acuerdo que siga su camino. Te ha costado bastante abrazar tu empoderamiento, esa valentía que te mantiene de pie. Tu motivación eres tú, cada mañana que te ves al espejo y que prometes ser mejor. Difícilmente alguien puede apagar tu luz, aunque lo han intentado infinidad de veces. 

Entre tus rasgos negativos más evidentes, está tu parte emocional. Es claro que muchas veces ni tú entiendes cómo manejar el revoloteo de cosas que te pasan por la mente y el corazón. Además, eres muy  desconfiado, hay momentos en los que tienes que dar pasos sigilosos o que de plano prefieres no darlos. Eso sin contar que puede que la amargura se haga presente, cuando te pones de malas de la nada es porque te estás defendiendo, una manera dura con la que evades el momento presente. Si a eso le agregamos que detestas cuando te confrontan, la cosa se pone peor. Es importante que trabajes en tu lado negativo, porque al final eres tú quien se traga todo ese rencor. Recuerda que no vale la pena tirarse a perder por tan poco. 

Tu símbolo astrológico es el escorpión, ahí habitan las ganas que tienes de brillar, es tu lado curioso, el que prefiere ir lento, pero seguro. También es tu parte fuerte, la que no permite que nadie te vea la cara. Tu elemento es el agua, es tu capacidad de reinventarte, de sanar y cambiar de nuevos aires. Tu planeta es Plutón, es gracias a él que siempre encuentras la motivación en todo, tu parte alegre y dinámica. Por su parte, la numerología dice que tus números de la suerte son el 25, 32, 39 y 53. 

Si has nacido el 17 de noviembre, en cuestiones de amor te encanta agregarle un toque de picardía a la relación. Tienes el don de la pasión, pero también un lado muy romántico que te invita a dar los mejores detalles del mundo. Tu alma está llena de creatividad, de esas ganas de no caer en la rutina y siempre buscar lo inesperado en el día. Quieres una relación que esté dispuesta a amar desde lo más profundo, algo intenso, pero verdadero. Un amor de esos que no le temen a los finales felices, pero que tampoco huyen cuando las primeras diferencias se hacen presentes. 

Eres como tu color de la suerte, el rojo intenso, el de las almas seguras, distinguidas y exitosas. El de aquellos que honran el misterio y pueden romper las reglas cuando se les antoje. El color de los que abrazan sus heridas y siguen sonriendo.