Si has nacido el 18 de junio, sabes que la vida no es para perder el tiempo esperando que el otro no sea feliz. Eres inteligente, dulce y entregado, sabes que se trata de un viaje y disfrutarlo, no de competir con el de al lado. La sensibilidad es algo que te distingue del resto, tienes un corazón tan grande capaz de adaptarse a todo lo que la vida le tiene preparado.

Eres Géminis, quien tiene que ponerle un toque de adrenalina a todo lo que hace. Te gusta vivir al máximo, contra reloj, sabes que cada segundo tiene oportunidades y no piensas dejarlas pasar. Eres el alma implacable, siempre le pones un toque de pasión a todo lo que haces. A veces, tu lado voluble puede meterte en problemas, porque cuando sientes vibra negativa desistes, no importa que se trate de algo que planeabas desde hace meses. Te cuesta mantener la atención en su sólo punto, esa es la razón por la que te aburres fácilmente. Ser activo es parte de tu personalidad, quieres que tus ideas se escuchen fuerte y que tus pasos dejen huella. La sutileza no es algo que se te da, a veces, puedes llegar a ser demasiado sincero y acabar con el corazón de muchos.

Los nacidos el 18 de junio, gozan de estar rodeados de mucha gente, el arte y las pláticas profundas. Géminis aprecia las conversaciones en las que el intelecto es el principal ingrediente, conectan mente a mente. Les gusta comprender lo que el resto no y saben que al final todas las personas son sinónimo de lecciones, capaces de cambiarnos la vida en un instante. Eres quien observa, intenta, se divierte. Tu sed no conoce límites cuando se trata de salir por tus sueños. A veces, te pierdes en tu soledad, porque ahí es donde reflexionas sobre el bien y el mal. No siempre tienes la razón y tienes la humildad para reconocerlo, lo que no puedes hacer es dejarte vencer, siempre vas en busca de más.

No obstante, hay ciertos rasgos de tu personalidad que pueden poner a prueba la paciencia del resto. Y es que cuando se trata de comprender y ayudar, eres el alma más dulce, te gusta que los que te importan estén bien. Sin embargo, cuando tu lado negativo toma las riendas sabes que es posible que no puedas controlar tu mal genio, realmente te puede llegar a cegar y darle en donde más le duele al otro, sobre todo, cuando su intención es lastimarte. No te doblas ante corazones falsos, te mantienes firme y dejas claro que no estás aquí para darle gusto a nadie. No te conformas, siempre quieres más y por eso pueden llamarte ambicioso, pero no es algo que te quite el sueño.

Tu símbolo astrológico son los Gemelos, son quienes te llenan de esa energía imparable, las ganas que tienes de salir a disfrutar de nuevas conversaciones, colores, texturas, es tu lado sociable, el que se deja llevar por la curiosidad. Tu elemento es el Aire, es la razón por la que no importa qué tan dura se ponga la vida, al final siempre levantarás la cabeza y seguirás avanzando. Es tu lado honesto, el que prefiere la verdad de frente aunque duela. Mientras que tu planeta regente es Mercurio, es quien representa la comunicación y toda esa carga de conocimiento que llevas en la mente. Es el planeta de los viajes y los nuevos comienzos. La numerología dice que tus números de la suerte son 3, 5, 10, 15 y 20.

Si has nacido el 18 de junio, eres de los que entrega el corazón sin miedo a terminar hecho pedazos. Te encanta agregar imaginación y sentimientos todos los días. De hecho, haces lo que sea para no caer en la rutina, no hay nada peor que estar con alguien y convivir como si fueran un par de máquinas. Gozas del coqueteo, de la seducción, de la lealtad. Sabes que el amor no se trata de forzar, es elegir estar con la otra persona, pero sin la presión de ningún tipo de atadura. Eres el amante que rompe con cualquier estereotipo, amas hacer lo que al resto le da miedo.

Eres como tu color de la suerte, el amarillo, un cúmulo de comunicación, de pasos fuertes, de ganas de que el mundo aprecie cada fragmento de tu esencia. Eres alegría, felicidad, luz. Eres la juventud que se lleva en el alma, la que no entiende de prejuicios y sólo quiere hacer lo que los latidos de su corazón le pidan. Eres la intensidad que hace la diferencia en las vidas que tocan a tu puerta.