Si has nacido el 18 de octubre, sabes muy bien que el éxito es la suma de los pequeños esfuerzos que haces todos los días, incluso cuando no tienes ganas de nada. Sabes que la vida te ha puesto pruebas duras, en las que tus lágrimas y la desesperación terminan gobernando, pero has aprendido a lidiar con las malas rachas de una manera impresionante. Ya no estás para dejarte manipular por nadie. Además, entiendes que no todo el que dice que quiere verte brillar, lo dice genuinamente. Hay quienes te sonríen de frente y tras tus espaldas te dan el golpe más duro. 

Eres Libra, tienes el don de que tu palabra se escuche. Una facilidad para entablar conversaciones, que parece que hipnotiza. Tu intención no es persuadir a nadie, pero cuando alguien te pide un consejo, lo das de la forma más parcial, lo que más te cuesta es irte a un lado de la balanza, así que sabes muy bien cómo ver los dos lados de la moneda y ahí es cuando te vuelves una gran compañía para muchos. La gente aprecia la humildad que hay en tu corazón, la manera tan bondadosa en la que te pones en el lugar de los demás. Lo que menos quieres es juzgar, sabes perfectamente que nadie es libre de pecado para tirar la primera piedra y prefieres actuar cómo te gustaría que el otro lo hiciera si estuvieras en una situación similar. Eso no significa que seas dejado, al contrario, te gusta dejar claro que eres importante y que eso de seguir órdenes no se te da tan bien como cuando eres tú quien establece las reglas. Sin duda, algo que te distingue del resto es que no te dejas vencer, sea cual sea el reto, sigues avanzando con toda la intención de demostrar que naciste para ello y mucho más. 

Los nacidos el 18 de octubre, son personas poderosas, se les nota en la mirada, sus risas, su manera de hablar. No tienen la necesidad de fingir nada, quien los acepte son más que bienvenidos y quien no, adelante, que sigan su camino. Los Libra no pasan desapercibidos en ningún lugar y no lo hacen de forma intencional, simplemente son unos expertos a la hora de brillar. No sólo son atractivos por fuera, también por dentro. Es su alma la que les da tanta luz, tanta empatía y tantas ganas de demostrar de lo que están hechos. Eso sí, no toleran mucho tiempo en espacios concurridos. Libra puede ser divertido, social y amante de las fiestas, pero no por mucho tiempo. Y es que en el fondo tienen un lado ermitaño, que cuando se hace presente lo único que quiere es huir de todo y de todos. Es también el signo que ama quedarse en casa para ver su película favorita, con una pijama cómoda, una buena copa de vino y la botana no puede faltar. Eso no tiene nada que ver con depresión o tristeza, es sólo que necesita su espacio para recargar energía. Además, Libra la pasa bien consigo mismo. ¿Qué hay de malo en eso? 

Por supuesto, que no todo en su personalidad es color de rosa, hay momentos en los que su lado más oscuro toma el control y dejan de ser esas almas dulces, tranquilas y entrañables. Hablo de cuando su parte superficial, descuidada y vengativa, se les mete en lo más profundo. Muchas veces terminan descargando su mal rato en gente que ni la debía ni la temía. La buena noticia es que Libra es capaz de doblar el orgullo cuando se equivoca y tiene el valor de pedir perdón. 

Tu símbolo astrológico es la balanza, es quien te mantiene con la sencillez de siempre, pero también con ganas de salir a cumplir todos tus sueños. Te da firmeza, constancia y claridad en tus palabras. Tu elemento es el aire, ahí se encuentran las ganas de adaptarse a todo, es quien te llena de sabiduría, gracias a él recuerdas que aunque hay momentos duros, al final siempre hay una luz. Tu planeta regente es Venus, es quien te da serenidad, amor y mucha pasión. Además, de tu belleza por dentro y por fuera. Por su parte, la numerología dice que tus números de la suerte son el 4, 5, 13, 17 y 25. 

Si has nacido el 18 de octubre, cuando se trata de amar eres un romántico, tu lado sentimental habla por ti, te gusta entregarte de verdad y no importan cuántas sacudidas te dé el corazón, seguirás creyendo en el amor. Eso sí, no quiere decir que te dejes llevar con cualquiera. Al contrario, tienes un lado muy meticuloso a la hora de elegir a quien te acompaña en el camino. Si esa persona no te inspira buena vibra, simplemente no tiene oportunidad. Lo que quieres de una pareja es armonía, alguien que esté en las buenas y en las malas. Un amor que tenga la valentía de hablar sobre sus diferencias y buscar la forma de solucionarlas. No pides mucho, pero pocos están listos para amar de verdad. 

Eres como tu color de la suerte, el azul, el que representa la calma, el que te lleva a pensar, el que te llena de encanto. Es de los que se atreven a enamorarse de todo, de sus pasatiempos, de sus sueños, de su familia, amigos, pareja. Es de los que tienen la valentía de abrazar sus emociones, aunque no siempre les gusten.