Si has nacido el 18 de septiembre, sabes que hay momentos en los que no tienes que avisar la próxima vez que subirás un escalón, porque hay quienes sólo están esperando la señal para moverte la escalera. La vida es así, no todas las caras son buenas, así que ser cauteloso se ha vuelto una adicción en tu día a día. Prefieres que te llamen exagerado, antes de dejar que la gente haga nudo tus emociones. Puede que muchas veces el camino te parezca abrumador, pero decides mantener la mirada alta. 

Eres Virgo, no hay fuerza que te detenga. Por más que las malas vibras se empeñan en verte caer, tú demuestras de lo que estás hecho. Ya en otras ocasiones has vivido experiencias duras, que te han dejado huellas de por vida y has aprendido a tomarlas como un recordatorio. Ese que te dice que tienes la resiliencia para salir adelante aunque muchas veces los pies pesen y las lágrimas se hagan presentes. La verdad es que ser responsable es algo que se te da naturalmente, de ahí que las consecuencias de tus actos las enfrentas con valentía. Digamos que muchas veces prefieres lanzarte al riesgo, antes de quedarte con las ganas de algo. Te esfuerzas para que todo salga a la perfección, pero en el fondo sabes que por más que te estreses o que la ansiedad te visite, las cosas no van a salir siempre como las imaginas. 

Los nacidos el 18 de septiembre, son excelentes para calcular, les gusta controlar todo, sus cuentas, su trabajo, su familia, todo. Lo cual no siempre es muy grato para quienes le rodean, aunque si hablamos en términos administrativos, siempre es un alivio tener a alguien como Virgo a tu lado. No es que se crea superior, tampoco quiere humillar a nadie, ni fingir algo que no es, simplemente sabe que tiene las cualidades y las capacidades para tener una vida mejor y no se va a quedar de brazos cruzados mientras el montón de oportunidades le pasan por delante.

De hecho, podríamos describir a Virgo como alguien dedicado y humanitario. Es un signo que tiene un tesón que impacta al tomar decisiones, la firmeza y la persistencia con la que se enfrenta a todo deja a más de uno boquiabierto. Sí, puede que a simple vista parezca que eres un ser bastante vulnerable, pero…es mera apariencia, el hecho de que no te metas con nadie no significa que no puedas convertirte en una fiera cuando alguien quiere dañar lo que amas o a quien amas. 

Pese a que tu personalidad tiene muchos puntos buenos, también hay ciertos rasgos que podrían describirse como negativos. Es decir, no siempre eres reservado y paciente, hay momentos en los que tu parte controladora y el estrés hablan por ti. Eso sin contar que en tu mente siempre viajan un montón de pensamientos respecto al pasado, al presente y al futuro. ¡Lo piensas todo! Eso te vuelve bastante quisquilloso y desconfiado. 

Tu símbolo astrológico es la Virgen, es quien hace que tu parte intelectual suba de nivel, quien te da la calma que necesitas en los peores momentos. Es la manera tan precisa en la que analizas todo antes de tomar una decisión. Tu elemento es la Tierra, es quien llena de firmeza tus pasos e incrementa tu confianza. Tu planeta regente es Mercurio, el que le hace honor a todo lo que tiene que ver con la comunicación, los viajes, el ingenio, es quien siempre te ayudará a brillar. Por su parte, la numerología dice que tus números de la suerte son el 4, 6, 13, 16 y 22. 

Si has nacido el 18 de septiembre, en el amor eres de las almas más confiables. No te enredas en una relación si no estás seguro de que quieres algo a largo plazo. Desde hace tiempo esa etapa de andar saltando de amor en amor ya no te llama la atención. Ahora quieres algo genuino, con quien puedas compartir de manera inteligente tu día a día. Alguien que no te corte los sueños, que tenga el cuidado y el afecto necesario para actuar de una forma recíproca. Es cierto, no eres el amante más dulce del mundo, porque prefieres demostrar lo que sientes tomando fuerte de la mano a tu pareja, sin importar lo bien o mal que la esté pasando. Buscas transparencia, la tranquilidad de que esa persona pone por delante la lealtad. 

Tu color de la suerte es el azul marino, el que habla de aquellas personas elegantes, que andan por la vida meticulosamente para no terminar en habladurías. Es el de aquellos que pueden ser sociables, pero también muy reservados según la confianza que les inspires. El tono de los que se divierten, pero por ningún motivo dejan de lado la responsabilidad.