Eres leal, muy leal, y también cariñoso cuando te dan calor, pero puedes pasar de un extremo a otro muy deprisa. Igual que si te tratan bien puedes ser la persona más maravillosa de la tierra, si te tratan mal puedes ser calculador y vengativo.

No siempre, pero eres muy justo Cáncer, y si el Karma no se las arregla para solucionarlo, darás de probar al resto de su propia medicina. Sólo para que al menos, puedan ponerse en tu lugar.

A veces eres bastante nervioso, te cuesta tranquilizarte porque tienes un millón de cosas en tu cabeza. Quieres hacerlas todas y a la vez pero es imposible Cáncer, y eso puede frustrarte muchísimo y ponerte de mal humor. Pero el mal humor igual que llega se va. Es lo mejor de ti. Nada dura eternamente. Cuando tienes problemas te cuesta pedir ayuda. Aguantas hasta el límite y sólo después es cuando estallas. No quieres que nadie te solucione lo que está mal porque siempre crees que podrás hacerlo solo. El problema es que, por desgracia, no siempre puedes hacerlo solo cangrejo.

Si has nacido el 2 de Julio, eres demasiado sensible y también muy creativo pero nunca ves el día de empezar tus proyectos cuando, en el fondo, sabes que muchos de ellos podrían triunfar muchísimo. Quizás es miedo y un poco de inseguridad pero tienes que ponerte a ello, y creértelo mucho Cáncer, muchísimo, para que todo salga bien.

Te pueden ofender muchas cosas Cáncer y te pueden hacer daño fácilmente, entre otras cosas porque a veces pasas una y creen que podrás pasar todas. Cuidas a los demás desinteresadamente pero el problema es que no siempre los demás cuidan de ti de la misma manera. Estaría bien que fueras un poco más selectivo con algunas personas.

En temas de amor, al ser una persona tan sensible que lo da todo, amas y cuidas como nadie, y además siempre lo haces sin quejas o sin dudas. Piensas que lo mejor y lo único que puedes hacer es que, al menos, y pase lo que pase después, nadie tenga dudas de lo que llegaste a querer, a amar, de lo que hiciste por ellos. Puedes quedarte “pillado” de alguien muy deprisa, incluso puedes creer que te has enamorado. Pero no. El amor real sólo lo conocerás una o dos veces como mucho en tu vida.

En tus relaciones buscas seguridad, promesas que se cumplan y sinceridad. Nada más. Si encuentras eso, te encargarás de hacer cualquier cosa para estar en paz.