Si has nacido el 21 de febrero, eres una persona a la que le encanta expresarse. No solo a través de las palabras, sino también del cariño y del afecto. No tienes ningún problema en dar afecto y mucho menos en demostrarlo. Haces todo lo posible por sentirte libre a la hora de comunicarte. En este sentido eres una persona bastante decidida que basa sus relaciones en la confianza y sobre todo en la comunicación.

Tienes muchísima intuición, sobre todo a la hora de entender los sentimientos de los demás. Eres capaz de entender lo que está pasando sin que ni siquiera te lo cuenten con palabras. Pero es cierto que, ante tus propios problemas, puedes llegar a quedarte boqueado. Cuando algo malo que pasa, te creas tus propios conflictos interiores de los que te cuesta muchísimo salir. Muchas veces incluso llegas a pensar que tú eres el problema, pero no es así.

No te gusta para nada sentirte preso de otra persona, ni siquiera de una situación. Te agobian fácilmente cuando están todo el día encima de ti. Necesitas poder disfrutar de tu libertad y sentirte independiente. Pero es cierto, que en tus relaciones necesitas sentirte valorado. Eres la típica persona a la que le tienen que recordar lo mucho que le quieren para poder sentirte seguro. Necesitas tu espacio pero a la vez el apoyo de los tuyos. Eres bastante serio y responsable demostrando lealtad a las personas que quieres.

Si has nacido el 21 de febrero, te caracterizas por ser una persona MUY sensible y también susceptible. Las críticas negativas te afectan especialmente y te resultan difíciles de soportar. Pero a lo largo de tu vida te iras haciendo más fuerte a ellas. Al ser una persona tan creativa, mucha gente hablará de ti (tanto mal, como bien) y te iras haciendo poco a poco inmune a todo ese tipo de críticas.

En las relaciones y en el amor, te gusta tomarte las cosas con calma. Sabes que puedes llegar a ser súper intenso cuando te enamoras y por eso, intentas ir con pies de plomo. Hay veces que lo consigues y otras que no, pero al menos pones de tu parte. En esto del amor, eres bastante “tradicional”, en el aspecto de que te gusta el romanticismo al máximo. Cuando te enamoras, eres capaz de hacer sentir a esa persona como lo más importante de tu vida. Buscas enamorarte de una persona generosa y que tenga un buen corazón. Lo que menos necesitas es que se aprovechen de ti.