Si has nacido el 21 de julio, sabes que cada quien brilla a su manera. No eres el tipo de persona que compite, tienes tus propias batallas y si puedes ayudar no lo dudas. De hecho, hay momentos en los que das demasiado, te preocupas por quien amas y eres capaz de sentir el dolor ajeno. El problema es que tu alma tan ingenua no siempre detecta a quienes se acercan a ti sólo por conveniencia. Sin embargo, has aprendido a lidiar con los malos ratos y no te enganchas, si alguien no vale la pena simplemente se gana un pase fuera de tu vida. 

Eres Cáncer, el alma implacable que cuando algo le apasiona no hay nada que la pueda detener. Te has vuelto la motivación de muchos y ni siquiera te das cuenta. Eres paciente, dulce, entregado y no dejas que nadie minimice tus emociones. Sï, tienes un lado temperamental que no siempre tiene paciencia, pero llega un punto en el que analizas bien las cosas y te refugias en la calma. Eres protector, no dejas que nadie le haga daño a quien consideras importante. Incluso cuando se trata de un desconocido y si está viviendo una injusticia eres capaz de entrar en su defensa. Sin duda, tu lado simpático ha sido la clave para abrir muchas puertas en tu camino. Eres cauteloso, firme y paciente. Sabes que en esta vida el sacrificio es necesario de vez en cuando y no te asusta ponerle el doble de ganas a las cosas. Pese a que eres el tipo de persona que llora de la nada y que se enoja también de la nada, cuando se trata de ser resiliente lo eres sin problema alguno. 


Los nacidos el 21 de julio, son quienes ponen la individualidad por delante, si hay algo que les molesta es depender de los demás. Cuando quieren algo salen a luchar por ello y no le piden permiso a nadie. Son intensos y esa es la razón por la que han podido saborear el éxito. Tienen un lado mágico, sensual y social. Son el tipo de personas que marca un antes y después cuando llegan a tu vida. Eres sinónimo de alegría, de amor, de profundidad. Si hay algo que detestas es tener una relación sólo por conveniencia, gozas de ponerte en el lugar del otro hasta que puedas descubrir su esencia. Eres quien cuando se establece un objetivo lo cumple sin importar la energía negativa de otras personas. Lo malo de ti es que tienes mucha tolerancia para poner límites y es ahí cuando llegan a hacerte pedazos. 

Es claro que también tienes un lado negativo, en tu personalidad hay rasgos que pueden asustar a varios. Para empezar cuando no soportas a alguien dejas claro tu lado engreído, no es que humilles pero sí puedes llegar a ser un tanto molesto. Además, tu parte cruel puede romper con cualquier tipo de sensibilidad. No vas por el mundo haciendo daño a todo el que aparece en tu vida, pero si te lastiman es mejor que enfrenten las consecuencias porque les dirás adiós sin pensarlo. Cuando guardas rencor no conoces límites y eso asusta. 

Tu símbolo astrológico es el Cangrejo, es donde se encuentra tu parte versátil, la que puede perder el control en sus emociones, la que lo mismo ama la soledad que estar rodeado de personas, depende de cómo te sientas. Tu elemento es el agua, es quien representa la abundancia que hay en tu corazón, tu parte espiritual, la que se rompe y es capaz de recoger sus pedazos para seguir avanzando. La Luna es quien te gobierna, esa es la sencilla razón por la que tus emociones van a todo volumen, nunca se sabe qué tan alto puedes estallar o la manera en vas a abrazar tu calma. Por su parte, la numerología dice que tus números de la suerte son el 4, 9, 10, 16 y 26. 

Si has nacido el 21 de julio, eres el amante sensato, el romántico que idolatra de pies a cabeza. Sin duda, complacer es parte de tu personalidad, te gusta que tu pareja se sienta especial en todos los sentidos. Eres ese ser incondicional que más que una pareja se vuelve el confidente que te alienta. Eres complicado, sobre todo, cuando tu lado temperamental se hace presente, pero vales cada segundo, eres la razón por la que amar sin filtros siempre es mejor. Buscas a alguien que sea capaz de honrar el concepto de amor y hogar. 

Eres como tu color de la suerte, el plateado, el punto medio entre el blanco y el negro. Quien puede ser tan luminoso como oscuro. El espíritu creativo que te devuelve las ganas de saborear cada instante de la vida. Eres un ser generoso, la persona que sabe que la verdadera belleza está más allá del estuche.