Si has nacido el 21 de marzo, eres una persona con muchísima independencia y mucho poder. Te da placer el control y saber qué eres tú el que manda. Eres de los primeros Aries del Zodiaco y eso se nota. Naciste para liderar, para tener el control, para ser el que manda. Tu gente lo sabe y por eso, estás acostumbrados a dejarte a tener que darte a ti el control y la razón en todo. Muchas veces esto puede sacar lo peor de ti, porque puedes obsesionarte con el poder. A lo largo de tu vida, tendrás que intentar encontrar el equilibrio para no perderte por completo.

Eres un modelo a seguir para mucha gente. Sabes cómo tratar a las personas, sabes qué palabras debes usar para convencer a cualquiera. Tienes un buen bon de la palabra y puedes llegar a ser muy persuasivo. Además, eres de esas personas que siempre comparte su opinión sin pensar en lo que dirán los demás. Tú eres libre de decir lo que quieres así que lo demás te da igual. Ese lado tan extrovertido y seguro de si mismo hace que seas una persona muy atractiva. Atraes a cualquier persona que te propongas, pero no eres un rompecorazones. Tú no vas haciendo daño a nadie NUNCA. Las personas que te tienen en su vida no pueden estar más felices de tenerte cerca.

En tus relaciones, eres una persona MUY leal, extremadamente leal. Puedes ser muy coqueto y juguetón, pero cuando te comprometes no te andas con tonterías. Jamás engañarás a tu pareja ni coquetearás con nadie cuando estás en una relación seria. Eres extremadamente fiel y eso te define a la perfección. Cualquier persona que sea tu pareja se sentirá realmente afortunada de serlo.

Tu pequeño lado negativo es que puedes llegar a ser muy testarudo. Cuando te llevan la contraria, no puedes callarte. Cuando discutes con cualquier persona, no te vas a callar hasta que terminen por darte la razón. La última palabra la tienes que tener tú, SÍ O SÍ. Tienes poca paciencia para estas cosas y no dejas que cualquier persona pase por encima de ti. No vas a quedarte callado o de brazos cruzados. Vas a abrir la boca incluso en situaciones en las que sabes que deberías haberte quedado callado.

Emocionalmente eres súper intenso. Necesitas muchísima atención y afecto en tus relaciones, pero a cambio tú eres capaz de entregarle tu corazón a esa persona. Lo que pides es para darlo también a cambio. Cuando te enamoras, puedes llegar a sentir al máximo. Esa intensidad es incomparable. Y no solo en el amor, también eres así de intenso con tus hobbies. Como algo empiece a gustarte, te gusta al máximo. Te tomas la vida muy en serio y eso se nota.