Si has nacido el 21 de noviembre, tienes muy claro que no puedes iniciar un nuevo capítulo en tu vida, si sigues leyendo el anterior. De ahí que has aprendido a soltar, no piensas quedarte con la mala energía de algo que ya pertenece al pasado. Para ti lo importante es vivir el hoy, no dejar pasar momentos que se van como agua entre las manos. Después de tantas decepciones, heridas y tristezas, has aprendido que lo importante son las pequeñas cosas, disfrutar con los que realmente amas, y dejar ir a toda esa gente que se viste de oveja para atacarte con la maldad del lobo en el momento menos pensado. Has llegado a la etapa de tu vida en la que sólo quieres sentir paz después de respirar profundo, ya no estás para  dramas ni gente conflictiva. 

Eres Escorpio, a menudo la gente te juzga mucho antes de conocerte, porque no tienen ni la menor idea de lo mucho que te ha costado superar una batalla tras otra. Sin embargo, ya no te importa lo que piensen, la gente puede comentar lo que se le antoje, al final sabes que no vas a darle gusto a todos, y tampoco es tu intención porque eso es desgastante a nivel emocional. No piensas poner en riesgo tu equilibrio sólo por alguien que no tiene otra cosa qué hacer, que sólo estar pendiente de tu vida.

Te gusta enfocarte en tus objetivos, tienes muy claro lo que quieres lograr, pero también lo que no estás dispuesto a tolerar. Así que, se te hace más fácil concluir vínculos cuando la angustia se empieza a volver parte de tus días. Sabes que eres un ser de luz, que a pesar de tus miedos nunca te rindes, y que el montón de preocupaciones que te siguen como una sombra no son suficientes para verte derrotado. A simple vista puede parecer que no te agrada mucho la convivencia, pero en realidad ese carácter fuerte te ha servido para poner barreras y evitar que gente negativa sea parte de tus días. De oscuro no tienes nada, al contrario, naturalmente fluye en tu alma una parte espiritual, que te invita a conectar con tus ancestros de una forma única. Ellos son los que no te sueltan, tus guías de cabecera. 

Si has nacido el 21 de noviembre, algo que de plano no perdonas es la traición. Por el lado que te vean eres un signo muy leal, en el momento que consideras a alguien importante en tu vida, no hay marcha atrás, estarás en las buenas y en las malas para esa persona. De ahí que esperas lo mismo de su parte, pero cuando sientes que no es así te alejas. No estás dispuesto a construir nada en un montón de mentiras. Dicen que eres complicado, porque no te quedas callado, porque cuando tu lado emocional toma el control se olvida de cualquier moralidad, eres tú mostrando tu lado más honesto. La transparencia para ti tiene mucho más valor que todo. Te da igual si el hecho de decir la verdad es sinónimo de dolor, agradeces mil veces experimentar el peor día de tu vida, que quedarte al lado de alguien que no vale la pena. En general, lo que buscas son relaciones sanas, que te motiven, que te inspiren, en las que las envidias no estén normalizadas. 

Por supuesto, que tu personalidad tiene la otra cara de la moneda. Es decir, tu parte negativa, la que no siempre está en equilibrio y a la que se le olvida la empatía. Digamos que cuando tus emociones se vuelven complejas no entiendes de razones y te vuelves desenfrenado. Aparece tu lado desconfiado, despiadado y cruel. Eso sin contar que puedes usar el sarcasmo como un arma letal. Realmente sólo aquél que se atreva a despertar el lado amargo de un Escorpio, entenderá de lo que estoy hablando. No exagero, te puede romper fácilmente. 

Tu símbolo astrológico es el escorpión, es donde se refugia tu atracción, la intuición, la lealtad. Es tu lado firme, el que te puede describir como un ser observador y muy inteligente. Tu elemento es el agua, ahí habita tu fortaleza, las ganas que tienes de siempre avanzar, es tu crecimiento, tu reparación. Tu planeta es Plutón, es quien le hace honor a tu parte extremista, la que siempre quiere más, la que no se derrumba con una negativa. Por su parte, la numerología dice que tus números de la suerte son el 1, 2, 10, 12 y 26. 

Si has nacido el 21 de noviembre, eres un ser independiente cuando se trata de amar. Sinceramente no estás cómodo en esas relaciones en las que se vuelven el mundo del otro, no quieres a alguien igual a ti, quieres una pareja que esté dispuesta a lidiar con las diferencias, alguien que no huya cuando tu peor versión se haga presente. Quieres más que besos o toda la pasión que puedan derrochar entre cuatro paredes. Antes que esa química, le apuestas a una amistad genuina, un amor que comprenda, que no juzgue, que te ayude a ser mejor. Sabes que tú puedes hacer las cosas solo, pero no te molestaría que te acompañen en el trayecto. Eso quieres, alguien con quien no tengas que esconder tus emociones, que lo mismo grites a carcajadas que por un llanto insostenible . 

Eres como tu color de la suerte, el rojo intenso, el color del misterio, de la seguridad. Es quien define a las almas atrevidas, las que atraen lo bueno de la vida, las que no le temen convertirse en las protagonistas. Es el color de los valientes, de los que saben que irradian luz, felicidad y mucho amor. Así que, no esperan menos del resto.