Si has nacido el 22 de agosto, sabes que en el momento que aprendes a quererte, ya no estás para cualquiera. Sí, puede que te llamen orgulloso, egoísta, irreverente, pero desde hace tiempo aprendiste que no tienes que dedicarle atención a gente que sólo se enfoca en una cosa que hagas mal y todo lo que te esfuerzas día con día lo eche a un bote de basura. Eres confiable, amable, inteligente y respetuoso, esa es la razón por la que muchos te abren las puertas de su corazón sin pensarlo un segundo. Estás para que te quieran bonito, con todo y grietas. Estás para que te presuman, llámese pareja, familiar o amigo.

Eres Leo, quien llega a cada situación que le presenta la vida en una alfombra roja y con brillos de pies a cabeza. Si la gente te va a criticar que lo haga con ganas y si le molesta todo el glamour que hay en tu personalidad es mejor que usen lentes. Eres sinónimo de energía, de pasión, de dedicación. Para algunos puedes ser muy visceral cuando tomas una decisión, porque simplemente dejas de lado la razón y te centras en dejar que el fuego en tu interior haga de las suyas. La vida para ti es un teatro y no hay nadie que te gane el protagónico, no vas a dejar que nadie se atreva a escribir una sola línea de la historia de tu vida. Quieres un texto vivaz, creativo, artístico, todo lo juguetón que te impulse a romper con lo convencional. Eres leal, entregado, dulce, eres quien hace la diferencia en la vida de todo aquel que llega a tus días. La determinación y la ambición, son dos compañeras que no te sueltan de la mano y te ayudan a mantenerte firme a nivel mental, emocional y físico. Entre más retos tenga el destino, mejor para ti. 

Los nacidos el 22 de agosto, son personas muy amigables, tienen la facilidad de conectar con cualquier persona, pero no a todos le comparten su parte más vulnerable. Sus verdaderos amigos los cuenta con los dedos de una sola mano, es muy selectivo y eso le ha ayudado a no emplear el término de amistad con quienes sólo quieren hacerle daño. Su manera tan encantadora de ver la vida es uno de sus mejores atractivos. Tener cerca a un Leo es tener garantizado un buen tiempo de carcajadas. Tienen el don de motivarte, de recordarte tus cualidades y que puedes lograr todo lo que te propongas sin pensarlo tanto. Leo es muy directo, cuando escuchas halagos de su boca es porque realmente lo creen, no sienten la necesidad de fingir, simplemente les nace, incluso si no tienen un lazo fuerte con esa persona. Si quieres la verdad aunque resulte dolorosa, entonces no dudes en recurrir a ellos. 

Aunque, no todo en su personalidad es maravilloso, hay ciertos rasgos que pueden convertirse en el martirio de muchos, inclusive de sí mismos cuando ni ellos se soportan. Para empezar les cuesta aceptar cuando cometen un error, están acostumbrados a que todo les salga a la perfección, que un sólo movimiento en falso hace que se sientan fuera de lugar. Ahí también es cuando su mal humor se hace presente, cuando no controlan nada y pueden llegar a ser sumamente hirientes. Leo te da justo en la llaga que más te duele, es capaz de hacerte llorar cuando se lo propone. Pero no lo hace con cualquiera, sólo con aquellos que ponen a prueba su paciencia. 

Tu símbolo astrológico es el León, esa es la sencilla razón por la que son tan dominantes, orgullosos, encantadores, simplemente nadie se puede resistir ante su magnetismo. Eres un líder, estás acostumbrado a guiar, a que tus opiniones sean valoradas. Puede que tu orgullo de vez en cuando tome el control, pero nada que ponga en riesgo al resto. Tu elemento es el fuego, ahí está la fuerza natural con la que te mantienes de pie sin importar lo duro que te intenta sacudir la vida. Es el Sol quien te gobierna, por ello amas hacer la diferencia en todo y te encanta cuando recibes la admiración a cambio. Eres luz y lo sabes, si a los demás les molesta es su problema. Por su parte, la numerología dice que tus números de la suerte son el 1, 5, 13, 19 y 21. 

Si has nacido el 22 de agosto, eres de los que ama hasta quemarse, no importa si terminas con el corazón hecho añicos, pues no conoces otra forma de entregarte. Te gusta poner por delante la pasión, la sensualidad, el amor, la adoración. Para ti, tu pareja es prioridad y le dejas claro que pase lo que pase tu lealtad estará por delante. No le temes al compromiso, al contrario, detestas cuando no tienen el valor de sumergirse en tu mundo sin miedo a lo que pueda pasar. Es simple, lo quieres todo o nada, porque para amores a medias, mejor te quedas solo. 

Eres como tu color de la suerte, el naranja, el que simboliza a aquellos que toman la iniciativa. Eres valentía, fuerza, juventud. La manera en la que te rodeas de gente que sí te aporta en todos los sentidos es increíble. Te gusta tomar impulso sin miedo y poder. Ojalá que nunca se acabe esa forma tan loca en la que ves la vida.