Si has nacido el 22 de febrero, eres una persona súper intuitiva, creativa e imaginativa. Eres experto en imaginar una vida en tu cabeza que luego pocas veces sucede en la realidad. Te encanta llegar a casa al final del día, no hacer nada y simplemente quedarte soñando despierto. Es uno de tus planes favoritos. No necesitas mucho más para poder ser feliz. Además, posees una intuición que NUNCA falla, ¿verdad? Hay miles de veces que has sido capaz de adelantarte a los acontecimientos. Eres una pequeña brujita en este sentido.

Mucha gente puede pensar que eres impredecible e imprevisible. Y sí, a veces puedes llegar a serlo pero en realidad ese lado más impredecible es el que hace que tengas una mente rápida con la que te adaptas a cualquier problema. Ese talento de hace mil veces más atractivo a la vista de los demás y lo sabes. En el fondo, eres bastante práctico para todo. Tu forma de resolverse problemas es envidiable. Muchos quisieran tener ese talento para ellos mismos.

Si has nacido el 22 de febrero, tienes un poder natural para conectar con las emociones de los demás. Eres capaz de sentir cuando los demás están enfadados o molestos. Otras personas tan solo se preocupan por conoces esas emociones, tú vas más allá. Como buen Piscis, eres capaz de ofrecer apoyo y ayuda a cualquiera de esas personas que lo necesiten.

Puedes llegar a ser muy duro y autocrítico contigo mismo. Tienes que intentar relajarte un poquito más en este sentido. No hay necesidad de castigarse tanto. Tú eres cómo eres y tienes que empezar a aceptarte. Quizás si que deberías preocuparte un poco por la necesidad constante que tienes que huir de los problemas. Cuando te sientes mal, sales corriendo o te escondes bajo tu caparazón para no sentirte más vulnerable.

Te encanta hacer amigos allí donde vas. Tienes un corazón enorme y eres de los que crees que siempre hay un hueco para cualquier persona que te cruces por el amigo. Es cierto que en el amor puede que te cueste un poco encontrar a la persona perfecta. Lo que pasa es que tienes una visión poco realista de las relaciones, lo cual hace que te sea más difícil encontrar a la persona ideal. Tienes que intentar aceptar la realidad y rebajar tus estándares. De verdad, todo irá mejor a partir de ahora.