Si has nacido el 22 de Junio…

Empieza la época de Cáncer, abres un nuevo ciclo astrológico y eso es muy importante. Es posible que tu humor no sea el mejor del mundo, puedes despertarte con el pie izquierdo y nadie te aguanta ese día. Como algo te siente mal no olvidas fácilmente y es por eso por lo que puedes tener echo el día. Por otro lado eres muy perspicaz, como si tuvieras ese sexto sentido para saber antes de que pase que va a pasar algo. Parece que hueles las intenciones de los demás, sabes si son trigo limpio o no casi con una mirada.

Eres una persona muy emocional y sensible, y cuando te sientes en confianza empiezas a abrirte y a ser cariñoso, y dejas que el resto también lo sea contigo. Te gusta ayudar a los demás, te sientes bien haciéndolo y eres un buen hombro donde cualquiera puede llorar. Escuchas, analizas y aconsejas, y se te da bien, y el resto se relaja contigo, das consejos con mucho fundamento y cualquiera que los siguiera tendría una vida mucho más sencilla y fácil. El problema, como casi todos los Cáncer es que, pese a saber toda la teoría, eres incapaz de aplicártelo a ti mismo/a. Cuando se trata de tu vida funcionas con el corazón, y con los impulsos, y con las sensaciones… Te resulta bastante complicado aprender lecciones de vida de otras personas, aunque veas que todo puede ir mal tienes que probarlo por tus propios medios, aunque sepas que puedes cagarla.

A veces, cuando las cosas van mal tiendes a evadirte mucho, a encerrarte en ti mismo, a pasar de todo. Tocas fondo a menudo pero también te recuperas pronto y sales a la superficie deprisa. Así pasas gran parte de tu vida, y de ahí, ese mal humor que te entra. Sueles detenerte en el pasado y te paras a mirarlo, a veces te quedas ahí más tiempo de lo que deberías…

En el amor eres comprensivo y protector. Te sientes atraído por personas que te prometen lo mismo que tú eres capaz de dar, amor y apoyo incondicional. La intuición te ayuda a rodearte habitualmente de buena gente pero hay mucho mentiroso por el mundo que promete una cosa y después hace otra. Cuando te hieren en una relación tardas muchísimo en volver a confiar, a veces ese momento no llega nunca. Contigo una vez vale, pero dos, NO.