Si has nacido el 22 de mayo, eres alma que honra la sensibilidad. La vida te ha enseñado que, a veces, es muy dura, pero aún en medio del dolor y la negatividad, levantas la mirada. Eres tan noble que sigues siendo generoso, amable y entregado, porque sabes que tu forma de querer es única y, aunque no permites que te vean la cara, no vas a dejar tu parte buena por personas que no valen la pena. Eres quien le apuesta la tranquilidad, te cansaste de esos que sólo llegan a llenarte de su mala vibra y se marchan. 

Eres Géminis, el signo que tiene el don de la flexibilidad, puedes llegar a ser tan sigiloso como la humedad e inmiscuirte en las profundidades que nadie imagina. Te distingues del resto porque tus pasos son firmes y llenos de brillo, esa es la razón por la que muchos no toleran tus victorias. Tienes ingenio en la mirada y un alma sedienta por salir a disfrutar cada rincón del mundo. Eres quien no se cansa de aprender, te pierdes en una mente intelectual y gozas de todo aquello que tenga que ver con la creatividad. Entre más imaginación en tus días, para ti mejor. Un signo que sabe que si lo puede soñar, lo puede lograr. 

Los nacidos el 22 de mayo, son personas que no se rinden, que todos los días trabajan duro para lograr lo que quieren. Sin embargo, son metas propias, se cansaron de intentar complacer al resto, de desgastarse por cosas que ni siquiera quieren hacer. Son personas que se ganan la admiración desde los primeros minutos que las conoces, porque lo saben todo, lo intentan todo y eso inspira a cualquiera. No pierden el tiempo en habladurías, están acostumbrados a que la gente los etiquete como personas frías, pero no les interesa, porque los que verdaderamente tienen el privilegio de tener su amor, saben que son un cúmulo de emociones bonitas que te contagian de felicidad. 

Tu lado oscuro, tiene altibajos. Para empezar, eres un signo que odia la rutina, te aburres fácilmente y cuando sientes que estás estancado simplemente le pones punto final. Eres muy valiente para cerrar ciclos y cuando algo no funciona, no pierdes el tiempo en nada ni en nadie. Es posible que tu vanidad te traiga problemas, porque pocos son capaces de reconocer que lo haces porque te ha costado mucho trabajo lograr tener cada cosa a tu alrededor.

La vida también se trata de sacrificios y vaya que sabes muy bien de lo que estoy hablando. Es posible que, a veces, tu inconsistencia asuste a varios, porque si algo ya no te gusta lo dejas y no todos pueden lidiar con ese tipo de determinación. Sin duda, tu mal humor es de tus peores defectos, de verdad tus emociones se disparan y te facilitan ser cruel con cualquiera que se atraviese en tu camino. 

Si has nacido el 22 de mayo, tu símbolo astrológico son los Gemelos, quienes representan la dualidad que hay en tu mente, tu habilidad para ser versátil ante las adversidades de la vida. Ahí también está tu parte sociable e ingeniosa. De hecho, tienes un vínculo con la astrología muy peculiar, por tu capacidad de adaptarte a los cambios. 

Tu elemento es Aire, quien personifica tu lado firme, honesto y claro, gracias a él te enfrentas a la vida de una forma directa y sin necesidad de fingir alguien que no eres. Mientras que tu planeta regente es Mercurio, una mezcla entre lo celeste y el poder. Gracias a Mercurio tienes el don de la comunicación, la habilidad de persuadir a quien se te antoje y una forma impresionante de ponerle un toque positivo a la vida. Por su parte, la numerología dice que tus números de la suerte son 3, 7, 15, 16 y 27. 

Si has nacido el 22 de mayo, en cuestiones del corazón eres el amante que se derrite ante una mente inteligente, necesitas mucho más que el físico para entregar el corazón. Eres de los que se enamoran de forma profunda, quien seduce con conversaciones hipnotizantes y quien siempre busca la forma de no caer en la rutina. Eres una pareja fuerte, que le apuesta a la libertad, pero también te gusta compartir tus aventuras con alguien en particular. Géminis no traiciona cuando ama de verdad. 

Eres como tu color de la suerte, el amarillo, quien representa un abrazo cálido, el brillo en tus ojos, la alegría que derrochas en cada carcajada. Eres un alma vivaz, inquietante y lista para demostrarle al mundo tu forma de pensar. Eres sensible, pero no frágil.