Si has nacido el 22 de octubre, eres una llamarada que nadie apaga. Sabes muy bien que si vibras bonito te pasan cosas bonitas. La hostilidad no es bienvenida en tu día a día, por lo mismo no inviertes tiempo en aquellos que sólo buscan hacerte sentir menos en todo. Te gusta tomar el papel de líder, pero tu intención no es humillar a nadie y mucho menos persuadirlos de nada. Realmente sabes que cada cabeza es un mundo y no vas a ir en contra de sus ideales. Disfrutas ayudando a los demás, te gusta la sensación de ser el pilar y dar los mejores consejos. 

Eres Libra, es por ello que no te cuesta trabajo ser empático, al contrario, tienes una sutileza y dulzura, para entregarte a los demás, que sin darte cuenta te vuelves en esa persona de confianza, la que escucha, la que cuida, la que se queda a tu lado justo cuando el resto se marcha. Te gusta establecer ese vínculo con las personas, no estás para relaciones secas y lo que más detestas es la hipocresía. No puedes con la idea de que hay quienes dicen quererte y admirarte, pero a la menor distracción terminan hablando pestes de ti. Sin duda, eres un ser muy leal, cuando la gente te demuestra que no conoce el término, simplemente es tiempo de decirle adiós. Por fortuna, tienes un radar a la hora de detectar las malas intenciones, es tu lado intuitivo el que siempre te mantiene alerta e impide que le entregues el corazón a gente que no vale la pena. La verdad es que cuando te traicionan puede que te enojes mucho en el momento, pero después te terminarás alejando y lo olvidas, no tienes tiempo ni ganas de guardar rencores. El hecho de que tengas un lado temperamental no significa que vas a recurrir a la venganza. Tu reacción es simple, ya no existen en tu vida y les duele mucho más tu ignorancia. 

Los nacidos el 22 de octubre, son seres atractivos de pies a cabeza, de esas personas que es imposible no verlas al pasar. Su personalidad es sinónimo de tentación, atracción, magnetismo y seducción. Hay una parte dominante que los hace mantenerse firmes. Sí, puede que duren una eternidad en tomar una decisión, pero una vez que lo hacen no hay poder humano que los haga cambiar de opinión. Los Libra tienen sueños grandes, no se ponen límites en nada y se dejan llevar cuando es necesario. A simple vista pueden parecer débiles, porque no ocultan sus emociones, si tienen que llorar lo hacen, si tienen que gritar también. Su alma es tan transparente que cada emoción se les nota y eso se vuelve un imán para cualquiera. Su carácter puede ser subestimado por lo mismo, pero en el fondo esconden un lado resiliente, que los ayuda a mantenerse valientes ante cualquier circunstancia. 

Definitivamente, no podemos decir que son perfectos, hay ciertos rasgos en su personalidad que pueden asustar con sus arranques. Cuando se enojan esconden su lado tranquilo y de lo cariñoso ni hablamos. Al contrario, es su lado crítico, ansioso y egoísta, el que termina gobernando. No subestimes la agresividad de un Libra enojado, porque una vez que tienen el poder no hay quien los detenga. 

Tu símbolo astrológico es la balanza, es quien te llena de sabiduría, te permite analizar a detalle todo antes de tomar una decisión. Gracias a ella eres más consistente a la hora de pedir algo y no te dejas llevar fácilmente por las opiniones de los demás. Tu elemento es el aire, es tu parte honesta, la comunicativa y la que es capaz de reponerse después de cada batalla. Tu planeta regente es Venus, es donde el romance, el deseo y la belleza, pueden tomar el control. Por su parte, la numerología dice que tus números de la suerte son el 6, 8, 11, 14 y 20. 

Si has nacido el 22 de octubre, cuando te enamoras lo haces desde la lealtad, buscas un vínculo en el que la tranquilidad, el amor y la felicidad, sean algo de todos los días. Es claro que tus expectativas son altas y no piensas bajar la guardia por nadie. El compromiso para ti no es un juego, no quieres sentirte forzado a estar con alguien cuando no te hace sentir amado. Cuando el vínculo es seguro dejas fluir el torbellino de tus emociones y demuestras comprensión en todo, disfrutas al ver que tu pareja se siente especial. Tu relación ideal es aquella en la que el equilibrio, las emociones y lo sociable, se unen en nombre del romanticismo. Sólo así te sientes seguro de mostrar tu lado más vulnerable. 

Eres como tu color de la suerte, el azul, el que representa estética, orden, paz. Es el de aquellos que trabajan en sí mismos, en su amor propio, en las ganas que tienen de convertirse en una gran persona. Ese eres tú, el que pides al cielo que todo lo que te hace bien se haga eterno y confías que así será.