Si has nacido el 23 de julio, te llaman incorregible y dominante, pero una vez que se atreven a entrar a tu corazón se quedan con la boca abierta. Eres el alma que trabaja duro por lo que quiere. Amas los retos y el toque de adrenalina, ir contra reloj es algo que te apasiona. No desistes fácilmente, incluso cuando la gente negativa se aparece en tu camino sólo para criticarte. Tienes la inteligencia mental y emocional para centrarte en lo que quieres y nadie te hará pensar lo contrario. 

Eres Leo, tienes un lado sensible que pocos conocen, la verdad es que sí eres bastante meticuloso cuando se trata de mostrar tu parte vulnerable. Si hay algo que te molesta es relacionarte con seres que no conocen el significado de lealtad. Tienes un lado rencoroso que no perdona la traición, en esos casos es tu ego el que toma el control y ya no hay marcha atrás, es sinónimo de sacar a esa persona de tu vida. No obstante, con quienes te demuestran amor genuino eres diplomático, encantador, tienes el don de hacer reír hasta en los peores días. Te gusta la estabilidad, no tienes problema en seguir una rutina todos los días. Al contrario, cuando las cosas no salen como las planeaste tu parte temperamental se hace presente y es mejor que se alejen y te den un tiempo para pensar. 

Los nacidos el 23 de julio, son personas que no se toman las cosas a juego, cuando se trata de comprometerse son unos maestros. Siempre buscan la manera de ser más eficientes porque su lista de actividades es enorme, algo qué hacer no les falta. Esa es la razón por la que se ganan la confianza de los demás. Tomar decisiones es algo que piensan con calma, porque saben que cualquier movimiento en falso es sinónimo de un cambio intenso en su vida. Son seres poderosos, se les nota la ambición en la luz que derrochan. Los Leo no son conformistas, quieren más en todo porque saben que se lo merecen. No caen en caprichos fácilmente pero consentirse de vez en cuando es algo que se les da muy bien. Leo sabe que brilla, que es un alma de esas que van dejando huellas bonitas, merece mucho. porque da mucho en todos los sentidos. 

Desde luego, como todos, tiene su parte negativa, ciertos rasgos que pueden romper con su equilibrio. Detrás de un alma segura se esconde un ser que le hace honor a su ego, hay muchas veces en las que sólo se centra en sí mismo y que el mundo ruede. Es simple, la vida les ha enseñado que no todos valen la pena y ahora prefieren salvarse a sí mismos, que invertir su tiempo en gente que no valora su energía. Además tienen un lado inseguro, empiezan a crear miedos en su mente y ahí es cuando forman una enorme barrera antes de atreverse. Leo odia que las cosas no estén bajo su control, lo que despierta su mal genio. 

Tu símbolo astrológico es el León, es el que representa el poder que hay en tu espíritu, esa es la razón por la que puedes llegar a ser terriblemente orgulloso. Eres autosuficiente, entregado y te planteas tus propias metas. Tu elemento es el fuego, simboliza la fuerza con la que te levantas cada mañana, es tu lado cálido y ardiente, la manera en que luchas contra todas las adversidades que te ponga la vida. Tu planeta es el Sol, de ahí viene el por qué amas ser el centro de atención y lo mucho que brillas en todo lo que haces, es parte de tu naturaleza. Por su parte, la numerología dice que tus números de la suerte son el 4, 8, 15, 19 y 27. 

Si has nacido el 23 de julio, a la hora de amar eres quien se gana la atención de su pareja porque siempre haces que se sienta tranquila, te gusta hacerla reír y le ves el lado positivo a todo. Te conviertes en su inspiración, no eres el tipo de amor que corta las alas, al contrario, te gusta que alcancen el éxito y estar ahí para tomarle la mano en las victorias y también en los fracasos. Amas sorprenderle con detalles únicos, sabes cómo ganarte su corazón. 

Eres como tu color de la suerte, el naranja, el que simboliza la sanación del alma, la vitalidad que tienes en las entrañas. Representa a la aventura que te activa, la energía y el amor con la que te mueves al ritmo del segundero. Eres así, en tus ojos se esconde la intensidad y con ello puedes tener el mundo a tus pies.