Si has nacido el 24 de julio, eres fuego puro, el tipo de alma que pone por delante el coraje, no importa lo que la gente te diga, seguir órdenes no se te da, tú te aferras a tus convicciones y que el mundo ruede. Te caracterizas or ser independiente y original, no te interesa cumplir con las expectativas absurdas que la sociedad te exija. Sabes que tienes un brillo único y la verdad es que no te molesta, al contrario, te gusta gritar a los cuatro vientos cuando logras algo, no por ser pretencioso, simplemente porque alcanzar el éxito te ha costado noches de insomnio, lágrimas y un par de despedidas y eso lo ven pocos. 

Eres Leo, orgulloso desde la cuna y no es algo que te quite el sueño. Sabes que en esta vida agradarle a todos no es una posibilidad, así que recibes a quien te quiere y quien no, le recuerdas que la puerta está muy grande para que pase a retirarse. Digamos que tratas como te tratan y si alguien sólo viene a quitarte energía no merece ni un poco de tu atención. Eres un signo amistoso, la verdad es que te ganas el cariño de la gente fácilmente porque siempre haces reír, tienes una manera muy divertida de romper con la rutina. Además, eres muy respetuoso, te gusta darle su espacio a quien se aparece en tu vida. Eso sin contar que pones la honestidad por delante, odias cuando hablan tras tus espaldas, prefieres mil veces la verdad de frente aunque te rasgue el alma. 

Los nacidos el 24 de julio, son los que no permiten que su lado emocional y temperamental interfiera en su día a día. Leo tiene los pantalones bien puestos y si se trata de romper con sus miedos lo hace aunque le tiemblen las rodillas. Son ambiciosos, sueñan en grande y esa es la razón por la que no se detienen, están acostumbrados a poner en juego lo que sea. Entre tanto, son seres sociales y relajados, son el tipo de persona con la que la pasas muy bien y creas recuerdos para tu memoria por el resto de tus días. Son seres muy trabajadores, el liderazgo se les da sin ningún esfuerzo, nacieron para que sus ideas le den la vuelta al mundo, el éxito es su estado de ánimo habitual. Pueden llegar a ser un tanto sensibles pero también resilientes, no se tiran fácilmente, saben cómo combatir la tristeza. 

Es claro, que no todo es perfecto en su personalidad, tienen ciertos rasgos que pueden ser la razón por la que se meten en problemas. Para empezar tienen un lado que se preocupa por todo, su mente siempre está en mil lugares al mismo tiempo y eso hace que la ansiedad sea su mejor acompañante. Además, pueden llegar a ser un tanto egoístas, si se trata de elegir a alguien ellos son prioridad y no siempre es bueno. No saben lidiar con las críticas, simplemente sacan a esa persona de su vida y punto. No son de compadecerse fácilmente y esa es la razón por la que algunas veces terminan siendo crueles con quienes no lo merecen. 

Tu símbolo astrológico es el León, es quien representa tu lado temerario, el que no se da por vencido con nada, el que tiene un toque de ambición y orgullo. Ahí también está tu parte obstinada y la que rompe con lo convencional. Tu elemento es el fuego, es lo que simboliza fuerza, amor, independencia, cariño. Son los momentos en los que te dejas llevar y que tus emociones toman el control. Tu planeta regente es el Sol, en donde se esconde la vanidad, la fuerza y el brillo que derrochas en cada paso. Es la razón por la que recibir un exceso de atención no te molesta. Por su parte, la numerología dice que tus números son el 5, 7, 13, 18 y 21. 

Si has nacido el 24 de julio, cuando te enamoras lo haces de un modo muy pasional, te gustan las cosas claras, andar con juegos te estresa. No eres el tipo de pareja que le teme al compromiso, al contrario, hay una parte de ti que honra el hogar. A pesar de que puedes llegar a ser un tanto egocéntrico cuando amas dejas de lado todo para entregarte a esa persona. Te gusta darle tu atención, detalles, llenarle de amor en todos los sentidos. Le apuestas a las relaciones a largo plazo, contigo nadie se aburre, buscas la forma de romper con la rutina, sin dejar de lado tus responsabilidades y eso hace que te ganes su admiración. 

Eres como tu color de la suerte, el naranja, el que simboliza el amor genuino, la sanación, la vitalidad. Es el que representa tu lado aventurero, la manera en que aprendes de cada experiencia. Es sinónimo de exploración, diversión, de un cúmulo de energía desesperada por gritar a los cuatro vientos lo mucho que vales y la manera en que te rompes el alma por lograr lo que quieres.