Si has nacido el 24 de octubre, eres una persona que presta atención a las pequeñas cosas, lo que realmente te sana el alma y hace que te olvides de todo lo malo de la vida. Puede que le agregues un toque de drama al día a día, al menos, eso piensan mucho. Porque te entregas de una forma muy profunda, no te llevas bien con la idea de fingir y si les pareces intenso, prefieres que sigan su camino, no vas a cambiar para darle gusto a nadie. A pesar de que tienes un carácter fuerte, también hay un lado dulce en ti que termina cediendo cuando quiere demasiado. Lo malo es que la gente se aprovecha de eso y ahí es cuando te arrepientes de ser tan noble. 

Eres Escorpio, puedes pasar de ser un alma ingenua, a la maldad hecha persona. No perdonas la traición y mucho menos la hipocresía. Tus amigos verdaderos los cuentas con una sola mano y prefieres tener la paz de que tienes al lado gente genuina, que un montón de falsos diciendo que te aman. No eres extremo, aunque muchos te describan de esa forma, si tomas una decisión no es precipitada, ya venías analizándola mucho tiempo atrás, pero no le cuentas a nadie porque no te gusta sentir que llegas a una conclusión porque alguien más te persuadió. Así eres, realmente exigente cuando te lo propones, porque tienes un lado desconfiado que te impide mostrar tu sensibilidad a la primera. Tienes un radar para detectar a la gente mala vibra y ni por educación piensas abrirles las puertas de tu vida, no importa si terminas siendo señalado. Te gustan las cosas de frente, eso de las indirectas no van contigo y por lo mismo detestas cuando descubres que hablan mal de ti a tus espaldas. En definitiva, tu brillo es único, tienes el don de alegrar el día de caras tristes, tu compañía se vuelve un gran alivio para los tragos amargos. 

Los nacidos el 24 de octubre, les gusta decir las cosas tal cual, pero esa ha sido una de las razones por las que los juzgan, pues no tienen ni un solo pelo en la lengua. Sin embargo, tu intención no es herir a nadie, al contrario, sabes que es mucho más valiente decir la verdad, quizás duela en el momento, pero no se compara con vivir en la mentira por tanto tiempo. Es más que claro que no te enganchas, estás acostumbrado a los malos comentarios, pero has aprendido a dejar que todo se te resbale y eso es lo que te distingue de aquellos que te quieren ver de rodillas. Sí, puede que tengas un lado desconfiado, pero cuando recuerdas cada una de tus habilidades, todo cambia. Por más que se esfuercen en llenar de sombra el arcoíris que tanto te ha costado construir, tú siempre miras más allá, sabes que detrás de todo siempre hay una gran lección. 

Aquí nadie va a decir que eres una pera en dulce, desde luego que tienes tu lado amargo, el que puede hacer estallar a algunos y llorar a otros. Sabes que tu parte emocional no perdona, cuando te lo propones arrasas con todo a tu paso. De hecho, tienes un lado ambicioso, que te ayuda a no dejarte caer y siempre mejorar tu versión. No obstante, tu lado oscuro es donde habita el sarcasmo crudo, la frustración y el resentimiento. 

Tu símbolo astrológico es el Escorpión, gracias a él eres muy curioso, valiente, pero no impulsivo, analizas primero todo y hasta que te sientes seguro te muestras por completo. Eso te ha ayudado a mantenerte alejado de gente que se disfraza de Caperucita, pero en realidad son lobos dispuestos a atacarte de la peor manera. Tu elemento es el agua, es la razón por la que tus sentimientos pueden volverse un nudo de un segundo a otro. Pero también te ayuda a calmarte, a revitalizarte y volver a empezar las veces que sean necesarias. Tu planeta regente es Plutón, es tu parte alocada, la que se deja llevar por el momento, la que usa su fuerza si es necesario, porque te hace sentir poderoso, con el control en tus manos. Por su parte, la numerología dice que tus números de la suerte son el 1, 5, 12, 19 y 20. 

Si has nacido el 24 de octubre, eres un alma apasionada, romántica y muy comprensiva, cuando se trata de amar. La verdad es que sí le agregas un toque único, aunque muchos lo definen como intenso, tu sabes que amas desde las entrañas y que no estás aquí para conformarte con las migajas de nadie. Te gusta que tu pareja sea leal, que no le tema a lo diferente, a explorar, a gritar, a ponerle un toque intenso a todo. A menudo, puedes ser un tanto dominante, en especial cuando no estás sintiendo reciprocidad por el otro lado. Un Escorpio te devuelve las ganas de confiar, de enamorarte como la primera vez y no dudar porque su lealtad es la que te envuelve. Justo ahí es cuando te das cuenta que vale mucho la pena intentarlo. 

Eres como tu color de la suerte, el rojo, el que simboliza energía, trabajo duro, misterio y mucha pasión. Es de los que no le temen a la profundidad, a entregarse con miedos y tristezas. El de los que confían en que tarde o temprano su círculo se formará con la gente correcta, la que en verdad merece un asiento en sus vidas.