Si has nacido el 25 de marzo, eres una persona que no tiene pelos en la lengua. Te gusta la sinceridad. Abres la boca y sueltas lo primero que se te ocurre. No lo haces con maldad, eso nunca, aunque la gente se piense que sí. Te cuesta mucho controlar tu lengua viperina y te metes en problemas sin quererlo por culpa de ello. Pero de verdad, lo dices porque te sale de dentro. No existe filtro ninguno entre tu lengua y tu cerebro.

Eres una persona curiosa, a la que le encantan los chismes y los cotilleos. Vamos, en general te gusta estar bien enterado de todo lo que pasa en el mundo y a tu alrededor. Necesitas saberlo, no te quedas tranquilo hasta que no conoces todos los secretos. Y la verdad es que hasta tú mismo lo reconoces. Te gusta enterarte del último chisme del momento. Incluso tus amigos y tu familia acuden a ti para preguntarte si te has enterado de ello. Y por supuesto que te has enterado, seguramente seas el primero en conocerlo.

Tu manera de vestir y de actuar es bastante estrafalaria. Reconócelo… Te gusta un poquito llamar la atención. Se nota que eres Aries porque te haces notar a cualquier lugar al que vas. Puedes ser introvertido al principio, pero enseguida se te pasa y disfrutas de tener todas las miradas encima de ti. Incluso te gusta el poder y ser el líder de cualquier grupo.

El compromiso no es algo fácil para ti si has nacido el 25 de marzo. Valoras muchísimo tu independencia y te costará mucho encontrar una pareja que realmente respete tus valores. A lo largo de tu vida tendrás varias relaciones que terminarán terminando porque no te aportarán lo que buscabas. Relaciones bastante largas e intensas pero con las que terminarás no sintiéndote muy cómodo. La verdad es que te vales por ti mismo y con el cariño y el amor de tu familia te es suficiente. Eres súper leal a tu gente a que te cueste encontrar el compromiso amoroso.

Tu energía parece ilimitada. Estás todo el día a tope, on fire y la gente te envidia porque desearía tener tu energía para hacer cosas. Lo mucho que tienes de energía te falta de paciencia, siendo sinceros… Para el conflicto, tienes la piel muy fina y no vas a dejar que nadie te hable mal, te alce la voz o te critique a las espaldas. Al más mínimo signo de falta de respeto, vas a saltar. No tienes paciencia y prefieres no tenerla.

Tienes la mecha muy corta y enseguida explotas. La puedes llegar a liar muy parda. Esto puede meterte en muchos problemas. Menos mal que se te pasa y eres capaz de pedir perdón y de arrepentirte muy pronto. La gente esto lo tiene en cuenta y aunque la hayas liado muy fuerte, no les costará aceptar tus disculpas.

Para ti tus amigos son indispensables en tu vida. No puedes hacer nada sin ellos, no puedes tomar una decisión sin haberles pedido opinión antes. De verdad, les tomas muy en serio y no puedes a penas salir adelante sin ellos.