Si has nacido el 25 de septiembre, tienes un lado orgulloso que te impide pedir ayuda, sólo lo haces cuando de plano ya no tienes otra opción. Estás acostumbrado a valerte por ti mismo, no te sientes cómodo cuando dependes de algo o alguien. Esa es la razón por la que analizas de forma minuciosa cuando quieren entrar a tu vida. Sabes muy bien que no estás aquí para remendar errores ajenos y por lo mismo dejas muy claros tus límites. El problema es que tienes un lado sumamente empático, el que te impide ver cuando hay quien se acerca a ti sólo por conveniencia.

Eres Libra, así que ser encantador no es algo que planeas, simplemente tu forma de ser, tu físico y tus ocurrencias se roban un montón de carcajadas. La gente se siente muy en paz cuando está a tu lado y por esa razón te buscan. Sin duda, eres agradecido, pero también puedes llegar a ser muy confiado, recuerda que hay un montón de lobos vestidos de ovejas que pueden herirte sin piedad. Una de tus mayores virtudes es la bondad, realmente tu corazón ayuda sin esperar nada a cambio.

Hay gente con la que ni siquiera tienes un lazo tan cercano y te tiene presente porque en su momento te convertiste en la luz que necesitaba para seguir adelante. Por lo mismo, tus amigos no te cambian por nada, saben que tu amistad es esa que te levanta, te aplaude tus triunfos y que es capaz de arrodillarse con tal de levantarte. Libra cuando ama no entiende de razones, lo único que quiere es hacer lo que esté en sus manos para ver la sonrisa de esa persona importante. De hecho, cuando algo te gusta te lanzas al ruedo, rara vez no consigues lo que quieres. 

Los nacidos el 25 de septiembre, tienen una facilidad de llevarse bien con todo el mundo, porque no se relacionan de una forma pretenciosa, simplemente dejan que la humildad los gobierne y por ello en su círculo de amigos hay de todo. Libra está aquí para comprender, no para juzgar. Es el signo que se gana el rol de confidente sin buscarlo. Sin embargo, para que ellos cuenten sus cosas sí son muy selectivos, son contadas las personas que conocen su sentir sin filtros. Es pasional, intenso, la persona que no entiende de grises cuando se trata de entregar el corazón. Si su instinto le dice que no hay peligro deja que el tobogán de sus emociones tomen el control.

Es claro que no todo en su carácter es color de rosa, hay ciertos comportamientos que resultan bastante negativos, sobre todo, cuando intentas tomar una decisión. Porque Libra no siempre es elocuente, solidario y entrañable. Hay momentos en los que su parte egoísta aparece y es mejor que ni intenten hacer que cambie de opinión porque no va a bajar la guardia. Además, tiene un lado vengativo, odia cuando las cosas no salen como las planeó y tener que lidiar con gente mediocre que no tiene aspiraciones de nada. Tienes que trabajar más tu tolerancia, aceptar que no todos pueden ver el mundo como tú.

Tu símbolo astrológico es la Balanza, es quien te mantiene con los pies en la tierra, quien siempre está en la búsqueda de la armonía. Tu parte mesurada, que te hace ver cada situación desde dos puntos de vista hasta elegir lo que más te conviene. También es tu vivacidad y ambición, no te deja bajar la guardia. Tu elemento es aire, de ahí viene tu versatilidad, la manera tan natural en la que te adaptas a todo lo nuevo. Tu planeta regente es Venus, es quien llena tu alma de amor, de belleza, de encontrarle lo bonito a todo. Por su parte, la numerología dice que tus números de la suerte son el 1, 4, 15, 17 y 27.

Si has nacido el 25 de septiembre, eres quien reconoce el amor con sólo sentir los latidos del corazón. Tal vez para algunos tu lado romántico sea demasiado, pero prefieres mostrarte de una forma genuina e inocente, para amar de verdad, sin un sólo miedo. En el fondo lo único que quieres es un compañero que esté dispuesto a ver lo peor de ti por las mañanas y a pesar de eso decida seguir compartiendo el café. Alguien que no le tema al compromiso, que esté dispuesto a luchar por la armonía y mantenerla. Libra está cansado de esos amores que dicen darlo todo, pero de una forma fugaz y cuando la formalidad se hace presente terminan huyendo. Por eso lo piensa mil veces antes de dar el sí.

Eres como tu color de la suerte, el azul, el que representa a las almas estables, las que tienen el valor de ir hasta lo más profundo de sus emociones. El tono de los generosos, de los que luchan por proteger a los suyos. Es el de los encantadores, de los que enamoran a la primera y que siguen amando después de tantas grietas.