Si has nacido el 26 de julio, eres una persona que pone la amabilidad por delante, no pierdes el tiempo haciéndole mala cara a nadie, al contrario, siempre estás enfocado en tus propios objetivos y tú intención no es competir con el de al lado. Trabajas muy duro, te gusta ir contra reloj y entre más claras sean las cosas para ti mejor. Estás cansado de lidiar con quienes no tienen el valor de decir las cosas de frente. 

Eres Leo, para muchos impetuoso, para otros quien se merece toda la admiración del mundo. Eres quien se gana la confianza fácilmente. Una vez que alguien decide contarte sus secretos, te vuelves una tumba. Eres encantador, atractivo y el brillo se te nota de pies a cabeza. Estás acostumbrado a ser el centro de atención y la verdad es que lo disfrutas bastante. Tu personalidad se describe como elegante, ese ser con porte y que cuando se le mete una idea en la cabeza no hay poder humano que te haga cambiar de opinión. Los Leo son demandantes, no están acostumbrados a que los traten como segunda opción, es simple, exigen lo que dan y no están dispuestos a conformarse con migajas. 

Los nacidos el 26 de julio, tienen un toque místico, no hay forma de que les veas la cara, saben muy bien cómo detectar malas energías y detestan las hipocresías. No son fáciles a la hora de interactuar, porque tienen un carácter muy fuerte. Con la misma intensidad que son sociables y tienen amistades por todos lados, también se enojan y vaya que no tienen ni un solo filtro. Leo no ve la necesidad de fingir, prácticamente sus gestos, su tono de voz, grita desesperadamente cuando algo no le gusta. Es simple, si no conoces sus demonios, es mejor que no los despiertes. No es alguien que vaya buscando enemigos, pero si lo buscas lo encuentras.

Desde luego, no todo en su personalidad es perfecta, tiene su lado negativo, mismo que ha sido la razón por la que terminan cometiendo un error tras otro. Para empezar, son muy ansiosos, cuando algo les preocupa no pueden sacarlo de su mente, sus pensamientos los llevan a lo peor y ahí es cuando el estrés se vuelve parte de sus días. Además, tienen un lado pretencioso, no quieren humillar, pero gozan al imponerse sobre el resto, desde pequeños ser líder es algo que se les da de forma natural.  Leo ama el poder y la riqueza no le incómoda ni un poco. Por otro lado, pueden llegar a ser un tanto testarudos cuando quieren defender su opinión. 

Tu símbolo astrológico es el León, ahí es donde abunda su lado intenso, egoísta y feroz. Basta con que enciendas una leve llama para que te demuestre toda la furia que hay en su ser. También es su parte dominante, la que no tiene mucho tiempo para analizar, simplemente se deja llevar por el momento. Tu elemento es fuego, otra razón por la que tu carácter muchas veces es de mírame y no me toques. Es tu terquedad y la seguridad que tienes a la hora de seguir tus convicciones. Tu planeta regente es el Sol, es el que representa tu fortaleza, tu parte vanidosa y el orgullo que te distingue. Mientras que la numerología dice que tus números de la suerte son el 5, 7, 12, 18 y 21. 

Si has nacido el 26 de julio, en el amor eres quien honra la pasión, tienes un lado sensual que se roba la atención de cualquier amante. Te gusta ponerle un toque de aventura, pero también amas el compromiso, no permites que te tomen a la ligera, contigo las cosas son claras y sin miedos. Si no están listos para algo serio, es mejor que den la media vuelta. Pese a que puedes ser un tanto posesivo e indeciso, gozas de las relaciones a largo plazo. 

Tu color de la suerte es el naranja, el que simboliza un montón de energía acumulada. Es el tono de la vitalidad, el que denota sanación, amor y consciencia. Es la aventura, la exploración, la paz. Leo es así, un abrigo para la mente y el corazón, es el tipo de persona que te mejora en todos los sentidos. Su compañía te calma y te devuelve las ganas de vivir.