Si has nacido el 26 de Junio

Por norma general atraes el buen rollo Cáncer, la buena vibra, la buena onda. Eres súper confiable y muy amable y la gente quiere pasar tiempo contigo. Sueles atraer a gente de tu mismo tipo pero claro, las malas personas también quieren acercarse a ti por ese brillo que tienes. Debes tener cuidado porque a veces no sabes diferenciarlos bien y das tu confianza a personas que no debes por el mero hecho de que te crees que todos son buenos.

Te encanta escuchar, quizás es una de tus cualidades más importantes pero cuando todo el mundo se desahoga contigo acabas llevándote mucha mierda a casa. Y eso ya no te gusta tanto. Al final el que acaba destrozado por todo eres tú pero qué se le va a hacer si te implicas demasiado. Eres así y es complicado que cambies.

Te sientes muy bien en ambientes familiares, con poca gente, con tu amigos de toda la vida, aunque siempre estás dispuesto a abrir tus miras y tratas con respeto a todo el mundo. Pero sólo son unos pocos los que te conocen de verdad. Un círculo muy reducido.

Si has nacido el 26 de Junio te encanta la actividad a partes iguales con la comodidad, te apuntas a casi cualquier plan que te de vida y eres muy solidario con los demás, sobretodo con tus amigos.

Cuando te hacen daño tratas de pasar página deprisa pero a menudo te persiguen sentimientos de venganza que no puedes controlar. A pesar de todo siempre tratas de olvidar, haces todo lo que esté en tu mano para esto porque eres inteligente y sabes que no te sacará de nada.

En el amor te cuesta romper el hielo, y sueles confundir el deseo emocional con el enamoramiento. Cuando alguien está muy pendiente de ti las mariposas en el estómago empiezan a brotar y a veces no sabes bien si es simplemente atracción o algo más. Es probable que te confundas muchas veces, sobretodo al principio. Será un poco más adelante cuando te des cuenta si esa persona era para ti o no. Y ese momento llega solo.

A veces sientes la necesidad de controlar pero intentas calmarte a ti mismo y no caer en eso que tanto odias. Vives en constante contradicción y muy a menudo tienes comportamientos un tanto compulsivos que tratas de controlar. Por suerte, al poco descubres la valentía y la seguridad que albergas en tu interior.