Si has nacido el 27 de febrero, eres una persona súper ambiciosa y soñadora. Durante toda tu vida, vas a tener sueños que perseguir, ya sean más o menos realistas. Casi siempre consigues todo lo que te propones gracias a la experiencia que te va dando la vida y a tu fuerte inteligencia. Tampoco hay que olvidarse de tu fuerte intuición que es otro de los puntos que también te ayudan a conseguir tus sueños. Gracias a ella, por lo general, no te equivocas ni con las personas ni tampoco con las cosas en general.

Es cierto que puede llegar a costarte tener el control total sobre tus emociones. Al fin y al cabo eres Piscis y eres una persona súper emocional. Vives por y para lo que sientes. Tu vida es una montaña rusa constante y aunque a veces puedes llegar a sentirte exhausto por todas tus emociones, en el fondo te gusta y ya te has acostumbrado a vivir así. Tus cambios de humor pueden llegar a ser muy fuerte. Como lo vives todo tan intensamente, eres capaz de pasar de la felicidad y de la euforia máxima a la tristeza y llanto extremo. Pero bueno, tú eres así y poco a poco, irás aceptándote y queriéndote como te mereces.

Eres una persona con mucha determinación, sobre todo en el trabajo y en tus proyectos. A la hora de conseguir tus objetivos, te vuelves una persona muy astuta e inteligente. Posees un gran espíritu emprendedor, de hecho, a lo largo de tu vida empezarás varios proyectos por tu cuenta de los cuáles aprenderás muchísimo. Estás constantemente formándote y probando cosas nuevas para adquirir muchos conocimientos. De hecho, eres alguien súper transgresor a la hora de pensar. Muchas veces te metes en polémicas porque piensas muy diferente a los demás, pero a ti te gusta.

Es importante que marques la diferencia entre lo que quieres y lo que necesitas. A veces puede costarte bastante encontrar que es lo importante para ti. Cuanto antes marques la diferencia, antes encontrarás el sentido de tu vida. Tienes que intentar invertir más tiempo en conocerte a ti mismo y menos en conocer a los demás. Porque si no, al final vas a terminar poniendo las necesidades de los demás por encima de las tuyas. Si ni siquiera conoces cuáles son tus necesidades, pues más te costará…

En el amor, te irás haciendo más exigente a lo largo de los años. Es cierto que de joven te da más igual todo, tan solo quieres disfrutar, enamorarte y poco más. Pero con el tiempo te darás cuenta de que necesitas conexiones emocionales muy fuerte con las personas. Poco a poco, descubrirás que el compromiso es indispensable en una relación. Te costará mucho encontrar a esa persona con la que comprometerte de verdad, pero una vez que la encuentres, será muy especial.