Si has nacido el 27 de julio, eres el tipo de persona que está acostumbrada a derribar un obstáculo tras otro. La vida te ha enseñado que no siempre es posible que todo sea color de rosa y ahora no pierdes tu energía en cosas que no te aportan. Tienes una parte de ti que es sumamente social, persona que aparece en tu camino, persona que te recuerda. Esto porque te ganas la confianza fácilmente, detestas fingir ser alguien que no eres y la verdad es que no te quita el sueño saber si le caes bien o mal a las personas, no te enganchas, mientras puedas seguir trabajando en tus objetivos que el mundo ruede. 

Eres Leo, el signo demandante, pasional y que no está dispuesto a darle gusto a nadie. Tienes un lado rebelde, el que no entiende de razones y simplemente quiere hacer lo que salga de su corazón. No estás para recibir sobras, desde el principio que estableces algún vínculo dejas claro que te gustan las relaciones en las que la atención es básica. Eres muy diplomático, pese a que tu carácter es fuerte, no tienes el corazón para lastimar a todo el que se cruce en tu camino. De hecho, eres bastante paciente, para que tu instinto cruel se haga presente, necesitan molestar continuamente. Es simple, no estás para darle segundas oportunidades a nadie, si alguien no conoce el significado de lealtad no merece un asiento en tu vida. 

Los nacidos el 27 de julio, son muy divertidos, la verdad es que tenerlos en tus días es como abrazar la infancia. El tipo de persona que deja de lado la vergüenza y simplemente se deja llevar por el momento. Leo es irreverente, atrevido, es muy raro que se quede con las ganas de hacer algo. Tenerlo en tu círculo de amistad es sinónimo de romper las reglas de vez en cuando y hacer todo aquello que haga vibrar tu alma. Leo no te miente, te dirá la verdad, aunque duela, adora ir con la frente en alto y sin tener que esconderle nada a nadie. Antes de creer en cuentos de hadas quiere hechos, a Leo no le vengas con que vas a cambiar porque ni de broma va a esperar sentado a que lo hagas. Es sinónimo de que te dirá adiós. Leo es el tipo de persona que una vez que te cumple lealtad para toda la vida, no se anda con juegos. 

Claro que no todo en tu personalidad es perfecto, tienes rasgos negativos que pueden hacer que más de uno pierda la razón. Digamos que a veces puedes llegar a ser muy egoísta, pones por delante la autocompasión y sólo importas tú. Eso va de la mano con tu parte arrogante y es que cuando abrazas tu seguridad, tu autoestima se eleva y simplemente quieres mostrarle al mundo lo bueno que eres para realizar ciertas actividades. Leo sabe que brilla y si al resto le molesta lo único que puede hacer es sugerir que usen lentes, porque ya no hay nadie que lo detenga. Otra cosa que puede asustar es su parte agresiva, cuidado con hacer que su león estalle porque puedes arrepentirte el resto de tus días. 

Tu símbolo astrológico es el León, razón por la cual pones la fuerza por delante, es quien se impone sin miedo a nada. Una vez que tienes claro lo que quieres hacer no te rendirás fácilmente, si es necesario lanzarte al ruedo lo harás. Eres quien busca atención y respeto, ser dominante te escurre por los poros. Tu elemento es fuego, es tu lado impulsivo, loco y que simplemente hace las cosas sin pensar mucho en las consecuencias. Es tu energía magnética, la que se roba la atención por todo el encanto que hay en tu mente, tu alma y tu corazón. Tu planeta regente es el Sol, de ahí viene tu lado líder, el que lo supera todo, el que es capaz de defender lo que es suyo como si fuera una fiera y el que no teme a las miradas, si es preciso estar en el ojo del huracán lo estarás. La numerología dice que tus números de la suerte son el 3, 4, 12, 16 y 24. 

Si has nacido el 27 de julio, en el amor eres quien abraza la aventura, eres muy intenso y estás consciente de que mereces toda la atención del mundo. Detestas esas relaciones en las que la pareja pasa a segundo término, te gusta hacer sentir especial a esa persona y esperas lo mismo a cambio. No exiges mucho, quieres afecto, cuidado y algo a largo plazo. La verdad es que los amores de una noche no son lo tuyo. A la hora de amar eres temerario, no te asustan las ataduras y entre más claros sean los objetivos mejor. Un vínculo en donde la estabilidad y la confianza no tengan que suplicar. ¿Es tan complicado de entender? 

Eres como tu color de la suerte, el naranja, el que le hace honor a la vitalidad, a toda esa buena vibra que le contagian al resto. Te gusta pasar tiempo con las personas que te aportan en todos los sentidos, no estás para lidiar con gente negativa, que sólo llega a interferir en tu salud mental, física y emocional. Eres independiente pero no te molesta tener unos brazos sinceros en los que te puedas refugiar.