Si has nacido el 27 de mayo, eres quien honra eso de que la mente es como un paracaídas, sólo funciona si se abre. Eres un ser que siempre está a la expectativa de crear, te gusta poner tus emociones y tus pensamientos al límite, porque sabes que ahí es cuando pueden salir las mejores ideas. Eres sociable, divertido y te gusta agregarle un ligero toque de riesgo a todo, digamos que romper con la rutina es tu pasatiempo favorito. Son muchas las veces que te sientes confundido sobre algo, porque necesitas realmente sentir en el corazón y la mente que se trata de lo correcto. 

Tu signo es Géminis, tienes fama de ser una persona seria y sombría, porque nadie te gana a la hora de ser selectivo, te tomas las cosas muy a pecho y no vas por ahí compartiendo tu lado vulnerable con cualquiera. A veces, puedes llegar a ser muy inconsistente y no todos pueden con esa parte de ti, pero prefieres mil veces ser sincero contigo mismo y dejar algo que ya no te hace feliz. Te gusta la diversidad, es por eso que tu círculo de amigos es muy diferente, tu versatilidad es la que te ayuda a mantener ese tipo de relaciones. Además, de que eres un ser muy comunicativo, siempre tienes las palabras precisas para que el mensaje que quieres transmitir sea captado. 

Los nacidos el 27 de mayo, son personas realmente ingeniosas, les gustan las personas que ponen a prueba su capacidad para pensar. Además, su estado de ánimo es un sube y baja, es tan impredecible como las olas del mar. Un signo del zodiaco que destaca por su intelectualidad, siempre están en busca del aprendizaje, saben que cualquier persona que llegue a su vida es sinónimo de una lección. Es por ello, que siempre están con los brazos abiertos, su entusiasmo es la chispa que necesitan para levantarse todos los días. Además, son bastante flexibles y expresivos, les gusta analizar todo a detalle, pero no se enganchan, si algo les sirve lo toman, si no, se marchan. 

Desde luego, que no todo es perfecto, tienes un lado oscuro que pone a temblar tus decisiones y que muchas veces te ha llevado a cometer errores inesperados. A veces, entre tantos pensamientos dejas de lado proyectos importantes y cuando quieres retomarlos ya es demasiado tarde. Si has nacido el 27 de mayo, tienes una parte egoísta que no tiene tiempo de darle explicaciones a nadie y eso puede hacerte ver como una persona mala, pero por tantas caídas de la vida aprendiste a poner límites y ahora te das el lugar que te mereces. Para algunos puedes llegar a ser muy superficial, porque no te conformas y trabajas duro por lo que quieres, ¿qué hay de malo en eso? 

Tu símbolo astrológico son los Gemelos, esa es la razón por la que tu lado ingenioso siempre va por delante. También representan la manera en que te relacionas con los demás, te permiten interactuar con todo tipo de persona. Además, te dan un toque de sofisticación y confianza. Tu elemento es Aire, gracias a él tus pasos están llenos de sabiduría, es quien te recuerda que siempre es buen momento para abrir la mente y aceptar nuevas formas de ver la vida. Tu planeta regente es Mercurio, es quien le hace honor a la comunicación y refuerza cada uno de tus talentos. Mercurio también es tu lado curioso. Por su parte, la numerología dice que tus números de la suerte son 2, 4, 17, 18 y 24. 

Si has nacido el 27 de mayo, cuando le das una oportunidad al amor, eres quien siempre pone la aventura por delante, en el buen sentido. Es decir, detestas caer en una relación mecánica, prefieres lo impredecible, eso que desborde chispas de adrenalina. No eres de los que se aferra cuando algo no funciona, simplemente lo dejas ir, tu parte resiliente es quien te mantiene victorioso. Te gusta ser el centro de atención, pero detestas sentirte asfixiado, exiges tu espacio y le das lo mismo a tu pareja. 

Eres como tu color de la suerte, el amarillo, quiens simboliza un alma libre, divertida, entregada, que siempre tiene la energía para todo. Eres líder, empleas el método, pero también dejas que las cosas fluyan y ahí es cuando tu lado soñador, intenso y sin miedos se hace presente. Eres más que una caricia de vida.