Si has nacido el 28 de agosto, te quedas con las mentes que desafían tu intelectualidad, con aquellos que te sacuden mucho más que el corazón. Eres imponente, pero eso no significa que te creas más que el resto, aunque muchos te sientan como una amenaza tu mente está tan ocupada en nuevos proyectos que no tienes tiempo de lidiar con la baja autoestima de quienes te rodean. Estás acostumbrado a realizar toda locura que pasa por tu mente, los imposibles no los conoces, pero sí la perseverancia, la disciplina y esas ganas de siempre levantar la mirada sin importar la tempestad que te tenga preparada la vida.

Eres Virgo, un signo dichoso, valiente y muy acertado. No vas por ahí tomando decisiones a la ligera, al contrario, analizas cada situación de forma meticulosa, nadie te supera a la hora de organizar tus ideas. Naciste con el don de la perfección y eso no siempre es muy bueno, porque no toleras cometer un mínimo error. Muy por el contrario, te exiges por todo y por nada, lo que pone a tu salud mental, física y emocional colgando de un hilo. A veces, tienes que cuidarte de ti mismo, porque no te perdonas fácilmente y es muy complicado que alcances la satisfacción propia.

De vez en cuando date la pausa que necesitas, no pasa nada si las cosas no salen como piensas, las fallas también te ayudan a llegar a la cima, aunque en el momento la frustración no te deje verlo. Inclusive te pasa lo mismo con tus seres queridos, no es que quieras gobernar sus vidas, pero te preocupas en exceso por situaciones que ni siquiera te corresponden y ahí es cuando pueden tomarte el pelo, se aprovechan de tu bondad y de que nunca dices que no a una nueva actividad.

Los nacidos el 28 de agosto, son muy serios la mayoría del tiempo porque no se toman nada a juego, saben que cualquier paso puede cambiar su vida en un abrir y cerrar de ojos. Virgo, no te gustan los conflictos, por lo mismo pones cautela en todo lo que haces, no quieres herir a nadie, pero tampoco darle oportunidad a otros de lastimarte. Amas sentirte poderoso, pero también humilde. Tienes el don de llegar a un equilibrio que pocos logran, porque no pierdes el piso. Sabes de dónde vienes, sabes que cada cosa que tienes te ha costado y que todos los días hay algo nuevo para aprender. Tu madurez es increíble y no tiene nada que ver con tu edad, son las lecciones de la vida que has recibido con los brazos abiertos sin mirar atrás. La prudencia es otra de tus cualidades, te desenvuelves con base en tus objetivos y esa es la clave a la hora de cosechar todas las bendiciones que siembras. No tienes prisa, sabes que tarde o temprano tendrás todo aquello que siempre has soñado.

Como todos, tienes ciertas características negativas. Los Virgo pueden ser muy extremos con el control, tanto que hay quienes los describen como obsesivos y ahí es cuando dejan de hacer sus actividades relajantes porque no aceptan que las cosas no salgan tal y como quieren. Además, pueden llegar a ser muy indecisos, por el mismo miedo a fracasar. Eso sin contar que odian tener que lidiar con personas cobardes y conformistas. En ese caso no disimulan y pueden ser un poco hirientes al decir la verdad.

Tu símbolo astrológico es la Virgen, es quien le hace honor a tu lado conservador, introvertido y un tanto meticuloso. Es quien tiene el don de apreciar lo que el resto no verá ni en sueños. También es tu parte cambiante, la que no tiene miedo de adaptarse a todo lo que la vida le proponga. Tu elemento es la Tierra, es el equilibrio, la confiabilidad y la plenitud con la que vives el día a día. Tu planeta regente es Mercurio, quien intensifica tu lado comunicativo, el que no se calla aunque eso signifique que el resto se sienta incómodo. Es la claridad que hay en cada uno de tus pensamientos, tu parte minuciosa y analítica. Por otro lado, la numerología dice que tus números de la suerte son el 2, 4, 10, 19 y 21.

Si has nacido el 28 de agosto, eres un amante digno de confianza, el que goza de las relaciones claras, en las que el compromiso los abriga. Eres una pareja comprensiva, tierna, pero no empalagas. Tu parte inteligente te impide perderte entre un montón de corazones que solo existen en la imaginación. Eres un amante seguro de ti mismo y te gusta contagiar a tu pareja. El objetivo es que los dos se sientan seguros del vínculo en el que están entrando. A veces, puedes ser dominante porque detestas ver pocas ganas de superación. Te frustra ver que la persona que amas tiene tanto talento y lo está echando por la borda.

Eres como tu color de la suerte, el azul marino, el que simboliza pensamientos profundos, fortaleza en el alma y sofisticación en tus acciones. El color de los sociables, de los amantes de la diversión, pero también de los que saben muy bien lo que quieren y no se dejan manipular por nadie.