Si has nacido el 28 de julio, eres un encanto y lo sabes. La verdad es que estás acostumbrado a recibir las miradas negativas y positivas de la gente. Hace tiempo que te dejó de importar el qué dirán y no tienes ni la más mínima intención en dar explicaciones de nada. Dicen que eres rebelde, que no te conformas y que tu lado ambicioso puede ser la razón por la que cometes un error tras otro. Pero la verdad es que no te importa, no por egoísta, porque esa parte tan arrebatada también te ha ayudado a tomar riesgos que te han llevado a disfrutar de las victorias. 

Eres Leo, un alma que cuando se trata de ser sociable es como un pez en el agua, le gusta interactuar y las relaciones públicas son parte de su currículum. Es un signo que atrapa como si fuera un imán, gracias a su energía positiva. Es pionero, si quiere algo lo consigue, no se queda de brazos cruzados y sale a la batalla. Le gusta ir contra reloj, entre más actividades en su lista más cómodo se siente. Sin embargo, cuando sale algún imprevisto puede sentirse estresado, es un amante del control y esa es la razón por la que no permite que nadie interfiera en sus decisiones. Leo no siente la necesidad de querer quedar bien con nadie, le preocupa poco lo que el resto opine, ha aprendido que entre menos sepa la gente sobre su vida es mejor. Su lado dominante le impide aceptar las exigencias de los demás. 

Los nacidos el 28 de julio, son el tipo de persona que se convierten en el alma de la fiesta, son unos expertos para romper el hielo y tienen una facilidad para comunicarse que no te hacen sentir para nada incómodo. Leo es travieso, demandante y tiene un lado intenso que simplemente arrasa con todo a su paso. No tiene la intención de humillar a nadie, pero si alguien se siente ofendido por su brillo tampoco va a perder el tiempo en lidiar con inseguridades ajenas. Es un signo que te motiva, pero no va a quedarse con responsabilidades que no le corresponden. Por otro lado, le gusta dejarse llevar por el momento, pero también tiene un lado analítico, es soñador, pero con los pies bien puestos sobre la Tierra y sabe que, a veces, no se puede por más que insista. Aunque su parte persistente le recuerda que lo debe intentar varias veces. 

Tienes ciertos rasgos negativos de los que huye el resto de la gente. Digamos que cuando tu egoísmo toma el control no entiendes de razones, simplemente quieres que las cosas se hagan como tú digas y punto final. Ahí es cuando tu lado inflexible también toma el control, te agitas tanto que te nublas sólo quieres llegar a la meta y te da igual el proceso. No es que te consideres mejor que los demás, pero ninguna excusa es suficiente para interferir en lo que quieres y vaya que tu honestidad no se toca el corazón, cuando tienes algo que decir no hay marcha atrás. Una de las cosas que más te molestan es la mediocridad, no puedes entender cómo hay gente tan conformista. 

Tu símbolo astrológico es el León, es por ello que eres tan feroz, amas el poder y muchas veces sólo piensas en ti. Estás acostumbrado a que las cosas se hagan a tu manera y cuando la gente no lo comprende puede que tu parte agresiva se haga presente. Eres así, un alma necia y cuando se trata de defender tus convicciones no entiendes de razones. Tu elemento es el fuego, es tu parte impredecible, la que deja que el corazón decida sin escuchar las sugerencias de la mente. Ahí también está tu lado emprendedor. Tu planeta regente es el Sol, razón por la que te sientes cómodo cuando eres el centro de atención. Por su parte, la numerología dice que tus números de la suerte son el 2, 6, 12, 16 y 26. 

Si has nacido el 28 de julio, eres sinónimo de amor, de pasión, de entrega. No entiendes de amores a medias, lo quieres todo o nada. Hay quienes dicen que eres demandante, pero tienes claro el tipo de relación que quieres y ya no estás dispuesto a conformarte con migajas. Te gusta que te demuestren adoración, porque estás acostumbrado a dar lo mismo. También puedes ser un tanto celoso y dominante, digamos que tu instinto arrebatado toma el control y te puede hacer dudar de todo y de todos. No obstante, gozas de las cosas estables, te gusta comprometerte, un vínculo en el que la lealtad y la confianza sea más que clara. Leo es muy fiel, no es de los que tiran todo lo vivido de la noche a la mañana. 

Tu color de la suerte es el naranja, el que simboliza amar sin miedos, vivir con toda la fortaleza y atreverse, aunque el corazón te tiemble. Eres entusiasta, solidario y muy activo. Te gusta trabajar duro, ser dedicado y entregado. Sabes que la vida es una y no vas a perderla con quien no te aporta nada.