Si has nacido el 28 de junio, eres un alma comprensiva, de esas que pueden parecer muy calladas a simple vista, pero en el fondo esconden información que te deja con la boca abierta en el momento menos pensado. No vas por la vida buscando problemas, al contrario, te gusta ayudar, proteger, cuidar. Y es que tienes de tu lado una parte emocional que te impide ver lo negativo en el otro, aunque eso puede volverse contraproducente en algunas situaciones. 

Eres Cáncer, un signo que le hace honor al amor, estar contigo es sinónimo de abrazos genuinos, besos en la frente, caricias que se quedan grabadas en lo más profundo. Te denominas una persona original, dedicada y muy leal. Realmente cuando te entregas lo haces desde lo más puro, no tienes la intención de acercarte a nadie por conveniencia. Prefieres mil veces tener sólo a tres amigos leales, que estar rodeado de personas hipócritas. No eres quien va por la vida buscando discusiones, pero cuando te buscan, te encuentran y es mejor que se alejen porque tienes una parte rencorosa que no perdona a nadie. Digamos que eres tan dulce como te lo permita la otra persona. Las malas rachas de la vida te han enseñado que hay quienes fingen estar de tu lado y cuando menos piensas te atacan por la espalda. 

Los nacidos el 28 de junio, tienen un lado fascinante, porque nunca se rinden y aunque son muy sensibles, detrás de esa capa aparentemente débil se esconde un ser muy resiliente, que ha superado como los grandes las tragedias, miedos y tristezas. Si hay algo que te ganas fácilmente de los demás, sin duda, es la confianza. No eres el tipo de persona que presiona, dejas que la otra persona se exprese y antes de juzgar intentas pensar cómo te sentirías si estuvieras en su lugar. Puede que muchas veces te excedas al ser compasivo, llega un momento en el que no ves nada malo en el otro y ahí es cuando pueden buscarte sólo por conveniencia.

Es claro que no todo es positivo en tu personalidad, hay una parte de ti que es mejor no detonar, porque la mayoría se va a arrepentir. Para empezar, tu mal genio puede hacer que digas cosas muy hirientes, no sólo de las que provocan lágrimas, sino de esas palabras que se clavan en lo más profundo de tus inseguridades y  las recuerdas después de un tiempo. En realidad te vuelves otra persona cuando te lastiman, puedes llegar a ser muy rencoroso y romper con ilusiones en cuestión de segundos. Otro punto negativo es que tienes una parte controladora, el deseo de que las personas que amas estén bien, puede hacer que te pongas muy intenso al querer saberlo todo. Entre tanto, tu parte melancólica puede que te haga regresar al pasado y se te haga muy complicado cerrar ciclos. 

Tu símbolo astrológico es el Cangrejo, gracias a él tienes un lado muy dulce, que siempre toma en cuenta la parte emocional en todo lo que hace, es quien camina al paso del amor. Tu elemento es el agua, de ahí que constantemente estás experimentado cambios, es sinónimo de crecimiento, es el lado que está en busca de la superación. Es la Luna quién te gobierna, así que esa es la razón por la que tus sentimientos son un sube y baja. A pesar de que puedes ser un tanto inestable  honras el significado de hogar, la familia para ti es muy importante. Por su parte, la numerología dice que tus números de la suerte son 5, 6, 10. 12 y 29. 

Si has nacido el 28 de junio, cuando te enamoras eres el tipo de pareja que ama con sensatez, pero no sueltas la parte romántica. Te gusta ser quien complace en todos los sentidos, ver a tu pareja sonreír te da una satisfacción que no se compara con nada. Eres leal, temperamental y muchas veces las lágrimas se hacen presentes, pero eso no significa que no puedas encontrar un equilibrio. Es sólo que para ti amar lo es todo o nada, no te llevas bien con los grises. Cuando tienes un amor te aseguras de dejarle claro que eres  incondicional y que estarás ahí en los peores días. 

Tu color de la suerte es el plateado, elegante, dulce e intenso. Eres quien ilumina, quien ama como si no hubiera un mañana. Eres independiente, atractivo, no odias a nadie, pero no estás dispuesto a darle segundas oportunidades a alguien que te hizo pedazos. Eres muy noble, pero ante todo está tu dignidad.