Si has nacido el 28 de noviembre, las personas que en verdad te conocen saben que tú no bajas la guardia fácilmente, al contrario, cuando empiezas a ver trabas en tu camino más te motivas para hacer lo que realmente quieres. Tienes un lado necio y orgulloso, que no se conforma con el último lugar. Pero, que quede claro que no estás compitiendo con nadie, es contigo mismo, trabajas duro en ser tu mejor versión, pero la gente no siempre lo entiende. Aunque ya tiene rato que le diste carpetazo a ese tema, no vas a desgastarte dándole explicaciones a quienes ni siquiera te valoran. Hay gente que lo único que quiere es hacerte sombra para que tu luz no se asome. 

Eres Sagitario, eso explica tu actitud amable y entregada. Para ti todo aquello que se haga sin pasión no tiene validez. Realmente te gusta ponerle un toque diferente a todo, entre más intenso mejor. Sin embargo, eso no quiere decir que te lleves bien con el drama, eso de plano no es bienvenido en tu humilde morada. Puede que seas de los signos más cambiantes del zodiaco, pero tienes la madurez para enfrentar tus emociones, no estás dispuesto a aparentar algo que no sientes y es por ello que cuando algo ya no encaja con tu vibra simplemente decides ponerle un punto final.

En realidad, hay veces en las que sientes que vas contra reloj, como si al no hacer algo estuvieras perdiendo gran parte de tu tiempo, pero eso sólo está en tu cabeza, tienes que relajarte un poco porque tanta exigencia sólo hará que termines con la ansiedad y el estrés por los suelos. Por otro lado, tienes un lado levemente superficial, te gustan las cosas buenas y por lo mismo trabajas muy duro para conseguirlas. Si hay algo que detestas con toda tu alma es que intenten dominarte, por eso no dependes de nadie en lo absoluto. Inclusive emocionalmente, tienes la valentía y la madurez para marcharte. 

Los nacidos el 28 de noviembre, tienen un lado extremista, lo que puede preocupar a la gente que los ama, porque cuando menos piensan ya están llevando a cabo alguna locura. No obstante, prefieres vivir contra la adrenalina que quedarte con las ganas de algo. Es como si vivieras con esa sensación de que algo te falta por hacer y hasta que no lo haces encuentras la calma. En cuanto a relaciones, ya sea de amistad o de pareja, eres muy selectivo, no se te da fácilmente eso de abrirle tu corazón al primero que te toca la puerta. Te has encargado de poner una traba tras otra, pero a veces te equivocas, alejas a quienes sí valen la pena por culpa de los que te hicieron daño en el pasado. No es bueno que te cierres tanto, se te está yendo la vida por alguien que no vale la pena. Tienes que ser más valiente que eso, darte la oportunidad de volver a entregarte porque no sabes en qué momento pueda llegar la persona indicada y hay que estar preparado. 

Es claro que no te describirías como una persona intachable, sabes que hay veces en las que tu lado oscuro toma el control y es mejor que nadie intente hacerte cambiar de opinión porque puede encontrarse con tu peor versión. No siempre tienes la tolerancia para lidiar con los de tu alrededor, puede que en un momento de arrebato hagas sentir muy mal a las personas, porque no usas el tacto a la hora de decir lo que sientes y si estás molesto el resultado es peor. En ocasiones lo único que necesitas es un poco de espacio, alejarte de todos y respirar profundo, pero… si empiezas a hostigarte y te sientes presionado vas a decir cosas muy crueles. 

Tu símbolo astrológico es el Arquero, es el que te inspira a cumplir tus metas, te llena de energía y te invita a conectarte de una forma muy profunda con cada uno de los sueños que quieres lograr. Tu elemento es el fuego, de ahí viene tu calidez, la forma en que le haces frente a todo, tu diplomacia pero también tu lado rebelde e inquietante. Tu planeta regente es Júpiter, te llena de ilusiones, de ganas de expandir tu mundo, es el esfuerzo que le pones a todo. Por su parte, la numerología dice que tus números de la suerte son el 5, 7, 10, 12 y 19. 


Si has nacido el 28 de noviembre, cuando amas eres muy positivo, tienes claro que si estás con una pareja es para que ambos puedan volar lo más alto que puedan. No te gusta la dependencia, quieres un amor capaz de respetar tu libertad, alguien que de verdad se sienta cómodo al estar contigo. Necesitas sentir esa chispa revoloteando por todo el cuerpo, la calma de que cada pieza está en su lugar y que no hay espacio para las inseguridades. Te gusta que tu pareja se sienta amada y no esperas menos de su parte. Un vínculo honesto en el que no tengas que fingir algo que no eres y que te llene de bonitas experiencias. Es tan simple como eso, pero hay quienes quieren dominarte o cambiarte y eso no lo vas a permitir. 

Eres como tu color de la suerte, el púrpura, el de los que tienen muy claro lo que quieren de su vida y no van a conformarse con lo que otros les digan. El de los que tienen una personalidad fuerte, crítica, pero al mismo tiempo elegante. Sabes que mientras respires siempre hay una oportunidad para volver a empezar.