Si has nacido el 29 de septiembre, sabes que soñar con los ojos abiertos es vivir. Son muchos los que han intentado nublar tus pensamientos locos, pero has tenido la gallardía de ponerles un alto. La vida te ha enseñado que no es fácil mantener el equilibrio, pero no vas a darte por vencido tan fácilmente. Eres un ser de luz, tanto que eres capaz de resurgir con más fuerza entre las cenizas. Siempre vuelves a brillar, no importa si pasan unos días, meses o años, pero justo en el momento que menos lo esperan es cuando más demuestras de lo que estás hecho. 

Eres Libra, es imposible que no te robes las miradas. No es sólo tu físico, es todo ese cúmulo de ideas, la manera en que sonríes y la valentía con la que te enfrentas al día a día. Tu personalidad enamora, las personas te tienen presente porque sin darte cuenta te vuelves su inspiración. Sin duda, tienes una forma peculiar de encontrarle solución a todo, no importa lo duro que te esté golpeando el karma, siempre levantas la mirada. Tu alma transparente sabe que no hay tiempo para bajar la guardia, porque tarde o temprano todo volverá a la normalidad. Es claro que tu sensibilidad te ha abierto un montón de puertas, tienes una forma muy dulce de ganar la confianza y el corazón de quienes te rodean. Desde luego, sabes que la vida no es color de rosa y así como hay seres que llegan a llenarte de buena vibra, hay otros que se vuelven una piedra en el zapato y que sólo te quieren lastimar. Por fortuna has aprendido a identificar las señales de quienes no valen la pena y ahora con seguridad les cierras la puerta en la cara. Personas así no se merecen tu educación. 

Los nacidos el 29 de septiembre, son seres muy inteligentes e independientes, les gusta enfocarse en sus planes en silencio, no están buscando la aprobación de nadie. Cuando algo les nace simplemente se lanzan al ruedo. Además, son muy talentosos, las personas los admiran por ser tan auténticos, hace mucho que aprendieron a soltar el qué dirán. En esta vida quien intenta complacer a todos, pierde lo más valioso, tiempo y salud mental. Por otro lado, son muy creativos, en su interior hay una parte romántica deseosa de expresarse en todo tipo de arte. Eso sin contar que cuando su imaginación toma el control simplemente no hay límites, se dejan llevar como hilo de media y empiezan a crear sin parar. Los Libra son líderes, no están aquí para seguir a la manada, quieren imponerse, dejar claro lo mucho que valen y la sed que tienen de triunfar. Puede que los problemas los hundan de vez en cuando, pero nunca dudes de su capacidad resiliente porque en el momento menos pensado se vuelven a levantar. 

Sin embargo, no todo es bueno en la personalidad de Libra, como en todos, hay ciertos rasgos que ponen a temblar a más de uno, incluso a ellos mismos, porque llega un punto en el que no se pueden controlar. No siempre son cooperadores o pacíficos. Hay momentos en los que su lado egoísta toma el control, cuando se sienten muy ansiosos o se frustran. Además, su parte vanidosa los puede hacer caer de golpe, porque cuando se encuentran con la realidad no saben cómo lidiar con ella y ahí es cuando muestran su peor genio. Tienes que trabajar más en el fracaso, es parte de la vida. 

Tu símbolo astrológico es la balanza, es quien te mantiene con la cabeza en alto, esa actitud positiva aunque te estés haciendo pedazos. Es quien te otorga serenidad, reserva y mucho equilibrio. Tu elemento es el aire, es tu energía concisa, la que te da elocuencia y mucha honestidad a la hora de relacionarte. También te ayuda a prepararte para cualquier tipo de cambio. Tu planeta regente es Venus, es quien representa el amor, lo femenino, el calor de hogar. Es tu parte dulce. Por otro lado, la numerología dice que tus números de la suerte son el 4, 5, 16, 17 y 22. 

Si has nacido el 29 de septiembre, en el amor eres un romántico de corazón, tu parte sentimental es la que se entrega de forma profunda, la empática que es capaz de comprender el sentir de su pareja y crear algo totalmente sano y duradero. Desde luego, crees en las relaciones a largo plazo, no te asusta el compromiso, pero al principio prefieres ir a paso lento, no eres de los que le habla de amor a cualquiera. Necesitas sentir esa armonía y reciprocidad antes de formalizar. Sin embargo, una vez que lo haces nadie puede dudar de ti, porque te entregas como nadie. 

Eres como tu color de la suerte, el azul, el que representa el bienestar, la calma, la reflexión. El color de los que se atreven a poner límites, de los que no tienen miedo de mostrar su lado genuino, el de los que te atrapan y te colorean la vida.