Si has nacido el 3 de enero eres Capricornio sí, pero a pesar de tener los rasgos típicos de este signo, eres dinámico y sabes adaptarte perfectamente a los cambios. Tu mente es creativa y tus respuestas mentales son rápidas y agudas. Cuando algo te interesa te vuelves súper trabajador y muy constante y si algo se tuerce, buscas deprisa una solución. Esquivas el problema, lo enfrentas o directamente lo cambias. Puedes tener una especie de actitud infantil en algún momento de tu vida pero te gusta bastante, en realidad, tener esa chispa te hace tener ilusión y no volverte un carca.

Sabes ser encantador cuando necesitas o quieres algo, al igual que sabes meterte en el papel de alguien súper distante cuando quieres hacer daño. Tienes mucho estilo para camuflar tus sentimientos y para actuar en función de lo que quieres, incluso fingiendo algo que no eres para conseguirlo.

La apariencia es muy importante para ti y la verdad es que tienes mucho estilo para casi todo en la vida.

Si te formas bien en ámbito económico y monetario verás que puedes acumular mucha riqueza y bienes para tu beneficio. Tienes el don, dolo te faltan algunas herramientas que puedes ir consiguiendo a lo largo de tu vida.

Algo que te caracteriza mucho y que se diferencia también del típico Capricornio es la humildad con la que cargas tus éxitos. Puedes estar muy contento y orgulloso por dentro pero tienes ese punto que te hace ser más cercano con los demás y no subirte a las nubes.

Aunque tienes tendencia al escepticismo, puedes desarrollar ideas y pensamientos propios en cuanto a la religión, la fé o la filosofía. Te gusta mucho pensar, hacerte preguntas, tratar de encontrar las respuestas a todas ellas… Preguntarte y ser curioso en la vida te hace sentirte vivo.

Tendrás éxito haciendo lo que verdaderamente te gusta. No puedes fingir entusiasmo ni tampoco dar todo de ti con algo que no te llene del todo. Tendrás que hacer algo que te llene y solo así tendrás el triunfo.

En el amor, tiendes a ser independiente. Mucho. Puedes tener rachas en las que te guste no dar cuentas a nadie, hacer lo que te da la gana. Puedes tardar en establecerte y en enamorarte pero es cierto que una vez que lo haces, te vuelves responsable, leal y fiel. Al ser bastante sociable, atraes a la gente hacia ti y no será raro que tengas que poner algunos límites a equivocaciones.