Si has nacido el 3 de julio, eres quien no tiene rencores, pero sí memoria. Te cuesta bastante trabajo aceptar que hay quienes sólo se acercan a ti para hacerte pedazos. Pero una vez que decides expulsar a alguien de tus días, es mejor que te olvide porque no eres quien cae ante un alma desesperada. Si te lastiman es mejor que tengan la resiliencia de asumir las consecuencias. Eres quien siempre está listo para apoyar en las necesidades de las personas que ama. Y es que ser protector, cuidador y dulce es algo que se te da sin ningún esfuerzo. 

Eres Cáncer, la preocupación es como tu sombra, puedes llegar a ser demasiado minucioso cuando se trata de averiguar cómo está alguien que interesa. Y no es porque te guste meterte en vidas ajenas, es porque genuinamente te satisface convertirte en un poco más que el pañuelo de lágrimas de ese ser especial. Los cancerianos son sinónimo de romance, de juventud, de besos, abrazos, caricias, es el tipo de persona que no se cohíbe cuando se trata de demostrar amor.

Sin duda, tus pasos están llenos de abundancia, de una sed insaciable de alcanzar el éxito, que te conviertes en la inspiración para muchos. Eres así, tienes encanto en la palabra, en la manera en que respetas tus raíces, amas a tus padres, en la forma en que tratas al camarero; simplemente te ganas el corazón y la admiración de los que te rodean.

Los nacidos el 3 de julio, son almas fascinantes, tienen una intuición que asusta, son expertos a la hora de detectar si algo malo está a punto de suceder o si esa persona sólo se acerca para derrochar su mala vibra. A pesar de que tus emociones pueden provocar que te sientas voluble, desesperado y con ganas de huir de todo; hay una parte de ti que busca estabilidad, la satisfacción de comprometerte con alguien que comparta tus ideales. Sin duda, eres un ser creativo, auténtico, no tienes el menor interés de darle gusto a nadie, sabes lo que tienes y lo que quieres de esta vida. Hace mucho que entendiste que nadie va a perder la vida por ti, así que no tiene caso de que les des la oportunidad de decidir lo que te conviene o no. 

Desde luego, hay ciertos rasgos negativos en tu personalidad que te hacen cometer un error tras otro. Es normal, nadie dijo que esto se trataba de perfección, pero sí es recomendable trabajar en ciertas áreas para evitar caer en episodios de estrés y depresión. En primer lugar, tienes una parte impulsiva, sobre todo, cuando estás de malas, ahí puedes dejarte llevar por la emoción del momento y llegar a ser demasiado hiriente, tanto que a la mañana siguiente te arrepientes. Es porque rara vez te detienes a analizar los pros y los contras de todo lo que se te presenta. Además, te vuelves bastante intolerante cuando consideras que sólo se acerca a ti gente sin sueños, sin ganas de superarse. Toma en cuenta que ponerse en el lugar del otro de vez en cuando no hace daño. 

Tu  símbolo astrológico es el Cangrejo, es quien figura tu parte dulce, la intensa, la que lo mismo puede ser un encanto de persona que alguien que huele a venganza. Nunca sabes qué actitud puede tomar el Cangrejo y hacerte dudar en cada una de tus decisiones. El Cangrejo sólo busca defender sus sueños. Tu elemento es el agua, en tu naturaleza está la parte que nutre, que renueva, que sigue adelante a pesar de la tempestad. Es la Luna quién te gobierna, así que es muy claro el por qué tus emociones se disparan de un segundo a otro. Es la feminidad, el amor, la incondicionalidad con la que te entregas a los demás. Por su parte, la numerología dice que tus números de la suerte son el 6, 9, 13, 16 y 25. 

Si has nacido el 3 de julio, en el amor eres quien toma fuerte de la mano a la intuición, prestas mucha atención a la forma en que te sientes cuando alguien está cerca. Eres muy dulce, te gusta ser romántico, atrevido y hasta con un toque de seducción. Es posible que no todos estén preparados para lidiar con tus cambios de humor, pero una vez que encuentras a alguien sensible le entregas todo, no entiendes eso de amar a medias. Entre más leal, reconfortante e intensa  sea la relación, para ti mejor. Eres la recompensa después de  un mal día, quien tiene el don de abrazar tus inseguridades. 

Eres como tu color de la suerte, el plateado, el que representa a los que no se rinden, a los que sueltan el qué dirán, a los que reconocen que son complicados, pero saben que difícilmente van a encontrar un corazón tan dulce y genuino. Puedes ser reservado, pero cuando se trata de expresar amor se te nota en la forma que te desvives por quien amas. Eres como ese suspiro a mitad de la noche, el que te recuerda que ya pasó lo malo y que mañana será otro día.