Si has nacido el 3 de noviembre, has estado tan roto que prácticamente ya te sabes armar solo. Tienes la habilidad de encontrar soluciones hasta en el mismo hoyo negro, no estás esperando que lo milagros toquen a tu puerta, te gusta salir al ruedo, luchar por lo que quieres y demostrarle al mundo de lo que estás hecho. Es más que claro que eres una persona capaz, inteligente, intuitiva, eso basta para que te abran un montón de puertas. Siempre buscando la manera de brillar, de luchar por tus convicciones y no guardarte nada. Eres arte, no hay duda de eso y las personas lo agradecen, porque sin darte cuenta te has vuelto su motivación. 

Eres Escorpio, evidentemente tu energía se siente a kilómetros, ser radiante es parte de tu personalidad, pero tu intención no es opacar a nadie, te concentras en tu propio brillo, es contigo mismo con quien quieres luchar, no es extraño que despiertes envidias, pero la verdad es que prefieres no concentrarte en ello, tienes muchas otras más cosas importantes, como para invertir tu energía en algo así. Has aprendido a dejar fluir, no engancharte es la clave para mantener tu paz.

Puede que a simple vista tu temperamento engañe al otro, porque tienes ese lado fuerte, serio y hasta un tanto imponente. Sin embargo, es sólo una capa, no es que no seas valiente, es sólo que prefieres ir a paso lento cuando se trata de mostrar tu verdadero yo, porque te aterra pensar que poner tu corazón en manos ajenas, puede ser sinónimo de que termines con el alma muy rota. No eres tan oscuro como piensan, una vez que alguien tiene la oportunidad de romper la coraza, se da cuenta que en ti sólo hay luz, ganas de crecer y mucho amor. 

Si has nacido el 3 de noviembre, tienes la capacidad de seguir adelante, con todo y debilidades, pero no te rindes. Lo que te propones lo haces, pero si el fracaso toca a tu puerta, no te quedas mucho tiempo ahí. Al contrario, buscas la manera de sanar, de encontrar tus errores y evitar volver a cometerlos. Muchos pueden juzgarte por tu apariencia, pero cuando conocen tu esencia, se enamoran. Se pierden en un alma tan aguerrida, tan dulce, tan entrañable. Sobre todo, porque cuando amas no hay marcha atrás, te entregas de una forma incondicional, te gusta estar cuando te necesitan y no juzgas. De hecho, es tu parte emocional la que te permite conectar de una forma tan profunda, te gusta ponerte en el lugar del otro y lo que más detestas es que minimicen tus emociones, así que no lo harías con alguien más. Cuando escuchas lo haces de una forma calmada, analítica, inteligente, siempre viendo las dos caras de la moneda antes de tomar una decisión final. 

Es más que claro que no eres perfecto, tienes ciertos rasgos en tu personalidad que pueden poner a temblar a varios. Digamos que no siempre eres esa alma empoderada, divertida y enérgica, hay momentos en los que tu lado resentido, emocional y destructivo, terminan tomando el control. Es cuando tu estado de ánimo cambia sin razón aparente, tu reto en la vida es ser más paciente y adaptable. Tienes que saber que hay quienes ya no tienen remedio y no tienes otra opción que aceptarlo. 

Tu símbolo astrológico es el escorpión, ahí se esconde tu lado curioso, minucioso, el que tiene que pensar muy bien qué paso va a dar, antes de lanzarse a la guerra. Es quien puede darte en donde más te duele, justo cuando estás más distraído. Tu elemento es el agua, es quien te devuelve la energía, te nutre, te mantiene con la cabeza en alto en medio de la tempestad. Tu planeta regente es Plutón, es quien te llena de dinamismo, te transforma, te hace mejor en cada paso. Por su parte, la numerología dice que tus números de la suerte son el 2, 10, 14 y 20. 

Si has nacido el 3 de noviembre, eres sinónimo de aventura, emoción, pasión. Ese eres cuando amas, cuando te enamoras no conoces límites, simplemente quieres darle a la otra persona el mundo entero. Hay quienes te pueden describir como intenso, pero tú prefieres amar sin medias tintas. Te preocupas por la persona que amas, la escuchas, la comprendes y quieres darle esa seguridad emocional, de que vas a estar justo cuando más te necesite. Eres el tipo de amor que busca crear un equipo fuerte, un lazo que te haga mejor persona, que te llene de vida en todos los sentidos. Si alguien no está listo para algo tan puro y leal, es mejor que siga su camino. 

Eres como tu color de la suerte, el rojo intenso, el color de lo que va más allá de lo superficial. El de los que tienen prestigio en la mirada y poder en los pasos. El color de los que guían y se ganan la admiración. Exactamente como tú.